Gales se lleva el gato al agua en el estreno de los primerizos

Toda la selección de Gales celebra el gol de Bale (uefa.com)

Bale adelantó a la selección galesa pero después se fue diluyendo ante una Eslovaquía que logró empatar. La igualdad la rompió Robson-Kanu en el 81.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GALES: Ward; Gunter, Chester, Williams, Ben Davies, Taylor; Joe Allen, David Edwards (Ledley, min.69), Ramsey (Richards, min.88); Jonathan Williams (Robson-Kanu, min.71) y Bale.

 

ESLOVAQUIA: Kozázik; Pekarik, Skrtel, Durica, Svento; Kucka, Hrosovsky (Duda, min.60), Hamsik, Mak, Weiss (Stoch, min.83) y Duris (Nemec, min.59).

 

GOLES

1 - 0, min.10, Gales.

1 - 1, min.61, Duda.

2 - 1, min.81, Robson-Kanu.

 

ÁRBITRO: Svein Oddvar Moen (NOR). Amonestó a Hrosovsky (min.31), Mak (min.78), Weiss (min.80), Kucka (min.83) y Skrtel (min.91) en Eslovaquia.

 

ESTADIO: Bordeaux-Atlantique.

La selección de Gales se llevó (2-1) el duelo de primerizos ante Eslovaquia este sábado en el duelo que abrió el Grupo B de la Eurocopa 2016 en Burdeos, un estreno continental en el que un tanto de Hal Robson-Kanu decidió el encuentro en el minuto 81.

 

Con ambas selecciones debutando en una cita europea, la igualdad reinó sobre el césped a pesar de que Gareth Bale estrenó el marcador a los 10 minutos en una falta directa. Con poco fútbol, el cuadro británico no supo mandar, y la urgencia eslovaca terminó con premio en una segunda mitad que mejoró con los cambios.

 

No fue hasta el segundo cuando cambió el guión, pero el recién salido Duda puso las tablas en el marcador. Eslovaquia metió el miedo en el cuerpo a una Gales echando de menos a sus piezas clave, en especial un Bale poco participativo, sin fuerza en sus arrancadas. A Gales le funcionó también el tirar del banquillo y Robson-Kanu sacó los tres puntos.

 

Tres puntos vitales ante dos aspirantes a la segunda plaza del Grupo B, ya que la presencia de Inglaterra complica mucho las cosas al resto. Los de Chris Coleman sacaron petróleo de un duelo igualado 'in extremis' y ya comenzaron respirando en los primeros minutos, cuando la estrella rival Hamsik rozó el gol.

 

El jugador del Nápoles se plantó en el área tras una gran jugada pero no acertó a conectar un buen disparo. Poco después, Bale desataba la locura en los 'dragones' con un gol de falta. El delantero del Real Madrid acudió a la llamada, como ya había hecho para traer a su país a Francia.

 

Sin embargo, el 'expreso de Cardiff' se diluyó con el paso de los minutos. Hamsik y Weiss tiraron de los de Jan Kozak, aunque las ideas en los últimos metros no abundaron. Eslovaquia se fue al vestuario mereciendo más y tras el descanso lo siguió buscando. Gales trató de guardar el balón pero pronto se vio incapaz.

 

La obligación eslovaca acabó con empate, justo después de una ocasión de Bale de cabeza, en un despiste defensivo. Duda remató sin oposición una buena jugada de Max por la banda derecha. Pese al empate, Eslovaquia no encontró a Hamsik para rematar la faena, y Gales disfrutó de su mejora con los cambios.

 

Robson-Kanu le dio mordiente a los de Coleman y tres puntos de oro en el minuto 81, echando por tierra la esperanza eslovaca. Una victoria histórica para una Gales que tiene ya en mente el duelo contra Inglaterra en la segunda jornada. Un duelo en el que los 'dragones rojos' necesitarán la mejor versión de Bale.

Noticias relacionadas