Gadafi insta a los libios a aplastar cualquier intento de derrocarle

Posición firme. El dictador sigue en sus trece y no abandonará el país pese a la presión del pueblo
AGENCIAS
El líder libio, Muamar el Gadafi, convocó ayer a sus simpatizantes a aplastar cualquier intento de derrocarle, tal y como “resistió el pueblo libio” a la colonización italiana y a los bombardeos estadounidenses. Amenazó también con abrir los arsenales del país, “cuando sea necesario”, para armar a las tribus libias y luchar contra los intentos para terminar con su régimen. “Preparaos para defender Libia, preparaos para defender el petróleo, preparaos para defender la dignidad”, afirmó Gadafi en un discurso que dirigió desde un muro de la plaza Verde de la capital libia, según imágenes difundidas por la televisión libia.
“Nosotros podemos derrotarlos con el pueblo armado”, agregó Gadafi, cubierto con un gorro de piel con orejeras, con el micrófono en la mano izquierda y gesticulando continuamente con el puño derecho alzado. También pidió a los jóvenes “que vivan la vida con orgullo, que bailen, que canten. Gadafi vino para saludaros, pese a que Gadafi no es presidente ni rey, ni tiene ninguna prerrogativa”, agregó el líder libio ante centenares de seguidores que enarbolaban banderas y pancartas, según las imágenes de la televisión.

EEUU anuncia sanciones
Por su parte, el Gobierno de EEUU impondrá sanciones unilaterales contra Libia, y buscará coordinar sanciones internacionales, ante el uso de la violencia por parte del régimen de Muamar el Gadafi, anunció ayer la Casa Blanca. En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que aunque aún se está ultimando el proceso de imposición de sanciones, ya se ha congelado la venta de armas a Libia, hasta ahora en estudio, y la “muy limitada” cooperación militar existente entre los dos países. Además, EEUU coordina la imposición de sanciones multilaterales con sus aliados, indicó Carney. Entre las medidas que se estudian para hacer que el régimen de Gadafi “rinda cuentas”, se incluyen la imposición de un embargo de armamento y la congelación de fondos del régimen.

Peligro para la economía
Además, la rebelión en Libia, que ha disparado el precio del petróleo, se perfila como un peligro para el crecimiento de la economía mundial, lo que significaría un estancamiento o la vuelta a la recesión de algunos países. Con Libia, los levantamientos populares en el Norte de África y Oriente Medio golpean a un gran productor de petróleo, con una extracción diaria de unos 1,7 millones de barriles y con las mayores reservas de crudo de África.