Gadafi bombardea el este y los rebeldes resisten la embestida

Violencia en el país. Los revolucionarios capturaron a varios oficiales del Ejército del dictador libio, mientras que en los ataques del miércoles murieron al menos 12 personas, según los opositores
agencias
Las fuerzas leales al líder libio, Muamar el Gadafi, volvieron a centrar su objetivo en la ciudad petrolífera de Brega al este del país. Varios testigos aseguran que las fuerzas de Gadafi lanzaron un ataque terrestre y aéreo en un nuevo intento por recuperar la ciudad tras los bombardeos de este miércoles repelidos por los rebeldes.
“Escuché primero un avión, después una fuerte explosión que dejó un cráter en la ciudad”, explica Mohammed Shibli, un estudiante que se encontraba en la universidad de ingeniería de Brega. “Hubo un ataque aéreo que duró una hora y media. Lo vi con mis propios ojos”, confirmó Mohammed Awadh, un voluntario de las fuerzas rebeldes.
“Acaba de haber ataques aéreos tanto en Brega como en su aeropuerto, así como sobre nuestras fuerzas situadas en la entrada occidental de Ajdabiya”, declaró también un capitán de los opositores, Bashir Abdul Gadr. Mientras tanto, los opositores, como ya hicieran este miércoles, intentan resistir en la ciudad. Decenas de rebeldes se dirigieron a la ciudad petrolífera ante el temor de que Gadafi vuelve a tomar la ciudad.
“Las fuerzas de Gadafi están preparando un nuevo ataque”, dijo Mahmud al-Fakhri, un insurgente, que dejó la ciudad de Ajdabiya, situada a unos 70 kilómetros de Brega con un grupo de hombres. Según él, durante la noche los alrededores de la ciudad sufrieron varios ataques aéreos.

Los rebeldes libios lograron liberar Brega tras la toma de las fuerzas del régimen. Armados con machetes, los rebeldes tomaron la Universidad -’cuartel general’ de los leales en la ciudad- a media tarde; a lo largo de la mañana los combates más intensos se vivieron en esta zona de la localidad, situada a 200 kilómetros de Bengasi (la segunda mayor ciudad de libia).

Aviones de las fuerzas leales al líder libio bombardearon la ciudad varias veces, en unos ataques que dejaron al menos 12 muertos y 27 heridos, según los insurgentes.
“Gadafi debe marcharse”
Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que el líder libio, Muamar el Gadafi, “está en el lado equivocado de la Historia”, y exigió su salida inmediata del poder.

En una rueda de prensa conjunta con el presidente mexicano, Felipe Calderón, Obama no descartó la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia, e insistió en que su Gobierno maneja “una amplia gama de opciones”.

No obstante, declaró que “lo que queremos es tener la capacidad de intervenir potencialmente rápido si la situación se deteriorara”. La gran prioridad ahora mismo, afirmó el presidente, es la ayuda humanitaria.

Para ello, Obama autorizó el uso de aviones militares estadounidenses para que repatríen a ciudadanos egipcios que han salido de Libia por la frontera tunecina, y el uso de aviones civiles para el traslado de otros refugiados.