FSP-UGT considera que la Junta esta creando un "Frankenstein" con la gestión de la nueva residencia para personas con enfermedades mentales

Según ha explicado José Carlos Pajares, secretario general de la organización sindical en Ávila, ningún responsable de la Junta emite con claridad las directrices a seguir y cada Consejería o incluso cada Gerencia, actúa de forma descoordinada y aleatoria en función de que se privatice en cada momento y de los intereses puntuales que puedan existir. 

El secretario general de FSP-UGT en Ávila, José Carlos Pajares, ha denunciado que en la adjudicación que tiene pendiente sobre la licitación de la Gestión del nuevo Centro Residencial para Personas con Discapacidad por Enfermedad Mental que se va a abrir en nuestra ciudad (Expediente 16400/2014/12, Bocyl 30/04/2014), la Junta de Castilla y León "utiliza nuevamente un modelo híbrido que no acabamos de entender desde ninguna perspectiva".

 

Según explicó Pajares, la Junta "en principio pretende que el Centro sea gestionado por una empresa privada, pero quiere utilizar la cocina y a sus empleados públicos y los alimentos de la Residencia Pública de la Tercera Edad de la calle Rufino Martín, para que elaboren las comidas y cenas de los residentes del nuevo Centro; que luego serán recogidos y trasladados como si la cocina de la Residencia de la Tercera edad fuera una empresa de catering hasta las dependencias del centro de personas con discapacidad".

 

"El desbarajuste de los responsables de la Junta en la Gestión de los Centros Públicos de nuestra provincia no tiene límites, es un caos constante, un dislate total, y cada Consejería actúa a su antojo sin tener un modelo claro", destacó, y añadió que "a diario asistimos a pesar de nuestras continúas quejas a constantes privatizaciones de centros públicos".

 

En torno al tema de las privatizaciones, Senovilla destacó los casos de "los comedores de los colegios e institutos de toda la provincia", que "se ceden a manos privadas, disminuyendo la calidad por mucho que los responsables de Educación se empeñen en decir que no y se defiendan atacando a las asociaciones de padres que se lo echan en cara". A ello, suma además "los servicios de limpieza, de mantenimiento etc., mezclando trabajadores públicos con trabajadores privados que nada tienen que ver en sus condiciones laborales, duplicando servicios y costes"; y el Complejo Hospitalario de Ávila, del que dice que "ha formado un híbrido en el servicio de mantenimiento con empleados de empresas privadas y empleados públicos, sin clarificar que tarea corresponde a quien".

 

Volviendo al tema del comedor, Senovilla quiso destacar que "hace unos meses redujeron la plantilla de esta cocina, eliminando una plaza de ayudante, siendo actualmente tres jefes de cocina y cuatro ayudantes, a los que ahora la Consejería de Familia pretende obligar a elaborar entre 20 y 40 menús más diarios".

 

Por todo ello, finalizó, "los ciudadanos de Ávila no podemos seguir consintiendo que la Junta juegue con los servicios públicos de nuestra provincia como lo está haciendo", y destacó que "tiene que existir un espacio para las empresas privadas y uno para las públicas, pero tiene que estar perfectamente delimitado y estas tienen que trabajar complementándose una a la otra no se puede tolerar que los servicios públicos se pongan al servicio de las empresas privadas caprichosamente".