FSP-UGT Ávila "expectante" ante el hacer de los políticos tras las subidas de sueldos

Por Jose Carlos Pajares de Frutos, Secretario General FSP-UGT de Ávila.

Mientras los ciudadanos de nuestra provincia las pasan moradas para llegar a fin de mes, cáritas reparte más ayudas que nunca, los comercios y las pequeñas empresas cierran uno tras otro, las familias continúan siendo desahuciadas, los trabajadores siguen siendo despedidos y los empleados públicos continúan con su sueldo congelado, sin recuperar el total de la paga extra que les sustrajeron en 2012, sin recuperar ni un céntimo de poder adquisitivo y teniendo que acudir a sus puestos de trabajo con fiebre o un brazo enyesado para no perder dinero de su nómina.

 

     Varios alcaldes y alcaldesas de nuestra provincia toman como primera medida para sacar a sus municipios adelante, subirse el sueldo, la asistencia a los plenos o contratar cargos de libre designación bajo cualquier excusa.

 

     Los señores condes, duques y marqueses del siglo XXI que pastan en los presupuestos del erario público, demuestran no tener un mínimo de sensibilidad con las personas que por culpa de sus malas gestiones en gran medida, lo han perdido todo o casi todo. Trabajadores despedidos de sus puestos de trabajo después de veinte o treinta años de dedicación, empresarios que han perdido sus empresas y visto como se embargaban todos sus bienes, familias que han perdido sus viviendas por no poder pagar la hipoteca, jóvenes que son incapaces de conseguir su primer empleo porque carecen de experiencia y en un mercado laboral tan reducido no consiguen que nadie les dé una primera oportunidad, adultos con décadas de experiencia que son descartados automáticamente por tener más de cuarenta años a pesar de tener un curriculum brillante, pensionistas que seleccionan las pastillas que toman cada día para no tener que pagar copago por todas y un sinfín más de situaciones intolerables en las que cualquiera de nosotros podemos vernos reflejados, si miramos con atención en nuestro entorno más cercano. ¿Merece algún político subir su salario mientras estas situaciones de emergencia persistan?

 

     Curiosamente en este contexto en el que vivimos la mayoría de los comunes mortales de nuestra provincia, a alguien de otro planeta podría resultarle extraño que nuestros alcaldes decidieran en el primer pleno incrementarse las retribuciones. A nosotros no.

 


     Llama la atención especialmente la situación del Ayuntamiento de Ávila. Donde el señor Rivas con el más absoluto descaro ha procedido a subirse el sueldo todo lo que ha podido, ha contratado un jefe de gabinete y uno de prensa por un sueldecillo de 97.000€ etc.

 

     Ni un solo gesto de humildad hacia los votantes que les han elegido. Ni un solo atisbo que haga pensar que han entendido la situación social de Ávila. Ni un solo detalle que pueda hacer pensar que saben lo que están sufriendo los trabajadores a pie de calle. Todo lo contrario. La constatación absoluta de que estos señores viven en una realidad paralela, ajena al sufrimiento de quienes solo se acuerdan cuando van a pedirles el voto. Ni rastro de la menor empatía.

 

    Pero la verdad es que como en la FSP somos muy optimistas y nos gusta ver todo positivo. Nos alegramos mucho de que las arcas del Ayuntamiento de Ávila estén tan repletas de dinero (puedan hacer frente a la millonaria deuda y a la impresionante indemnización que van a tener que afrontar por jugar al monopoli cambiando terrenos la anterior corporación)  y estamos seguros de que en el momento en el que nos acerquemos a la nueva corporación a exigirles que suban el salario a los empleados municipales, que les devuelvan los derechos secuestrados o que contraten más personal, van a estar totalmente de acuerdo. Puesto que a la vista de su actitud la política de austeridad ha terminado. Por ello estamos seguros de que vamos a entendernos perfectamente con el nuevo gobierno municipal.

 

     Igualmente esperamos y deseamos de todo corazón que esta nueva etapa al frente del Ayuntamiento de Ávila sirva para solucionar de una vez por todas la difícil situación que sufren las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio Municipal, cuya concesión está próxima a concluir. No sea que la empresa que resulte adjudicataria lo primero que nos vuelva a plantear sea un expediente de regulación de empleo con la excusa de que el pliego de condiciones planteado por el Ayuntamiento no permita la viabilidad económica.

 

     Del mismo modo interpretamos que este periodo legislativo va a ser especialmente intenso en lo referente a la firma de Convenios Colectivos y Acuerdos de Funcionarios con subidas salariales y concesión de nuevos derechos en muchos municipios de nuestra provincia, al ver la alegría con la que algunos alcaldes están incrementando sus retribuciones y la de sus ediles.

 

    Aunque estamos seguros de que las negociaciones más fructíferas se van a dar en los Ayuntamientos que han tomado precisamente la actitud contraria. Rebajar sus retribuciones en solidaridad con la situación de crisis por la que pasamos actualmente, de lo que también afortunadamente hemos podido ver varios ejemplos en nuestra provincia, como el del presidente de la Diputación sin ir más lejos.

 

Por Jose Carlos Pajares de Frutos, Secretario General FSP-UGT de Ávila.