Frank Torres: “Hay que sentarse a dialogar sin la amenaza de una huelga"

Planta de Nissan en Ávila

El Consejero Director General y Vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España pide a los trabajadores de la planta abulense que reconsideren su decisión, pues "se está poniendo en riesgo el futuro de Nissan en Ávila".

“La decisión tomada por la asamblea de trabajadores de la planta de Ávila de ir a la huelga el próximo 14 de enero dinamita el diálogo que la dirección y la representación de los trabajadores mantenían hasta el momento. Un diálogo que tenía que servir para asegurar el futuro de la factoría abulense” ha asegurado Frank Torres, Consejero Director General y Vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España.


La planta de Ávila ha cerrado el 2014 con una producción de más de 13.300 camiones, 4.600 vehículos más que en 2013 –cuando el volumen de producción total fue de 8.700 unidades-. A este incremento cabe añadirle que el Nissan NT400/Cabstar, producido en la factoría abulense, es el camión líder en España en el segmento de los chasis-cabina de hasta 3,5 toneladas, con una cuota de mercado de casi el 28%. Por su parte, el NT500 –en producción desde el mes de febrero pasado- va posicionándose en el mercado español paulatinamente.


“A pesar de estos datos positivos y para hacer frente a la evolución del mercado, tenemos que ser más competitivos”, ha advertido Frank Torres. “Es por este motivo que el Plan Industrial 2014-2016 para la planta de Ávila presentado el pasado 18 de diciembre es la mejor hoja de ruta para asegurar la continuidad de la fábrica. Este plan confirma lo que la dirección ya planteaba en el Plan de Competitividad: es preciso recortar los costes de la planta un 25% e incrementar la flexibilidad un 20%”. Unas medidas que la dirección planteó teniendo en cuenta que la visibilidad que tiene Nissan de la evolución de los mercados hace prever unos volúmenes de producción estables de 13.000 unidades anuales para este 2015 y para el 2016.


La oportunidad inmediata que sale del Plan Industrial 2014-2016 es tener opciones a la adjudicación de la versión Euro6 del NT400/Cabstar a partir del 2016. Una adjudicación que lleva una inversión asociada de 29 millones de euros y que permitiría a la planta tener previsión de mantener los volúmenes de producción actuales, 13.000 unidades al año. Además, también posicionaría la planta para poder atraer nueva carga de trabajo a medio plazo. En caso que la factoría abulense no recibiera la adjudicación de este modelo, los volúmenes de producción caerían por debajo de las 10.000 unidades anuales haciendo difícil la competitividad de la planta.


“Seguir en la mesa de negociación y acordar el Plan Industrial y el nuevo Convenio Colectivo es clave para poder asegurar la continuidad de la planta. Por el contrario, ir a la huelga y romper el diálogo es el peor mensaje que podemos enviar a Japón”, ha asegurado Frank Torres, quien ha matizado que “convocando una huelga estamos diciendo a la dirección de nuestra compañía que en lugar de luchar juntos por el futuro de esta planta, luchamos entre nosotros y no somos capaces de solucionar los problemas de esta factoría y estamos poniendo en riesgo el futuro de la planta”.

Noticias relacionadas