Francia podrá multar a los padres por publicar on line fotos de sus hijos

Redes sociales, padres e hijos

Subir fotos de los hijos a las redes sociales cuando son pequeños podría estar a punto de terminarse si otros países se unen a las restricciones francesas. 

Publicar la primera foto del bebé en las redes sociales sentado en su orinal o con su primera rabieta ya tiene multa en Francia, siempre que los hijos se sientan perjudicados y lleguen a denunciar a sus padres por este motivo.

 

Los niños ya pueden demandar a sus padres por publicar sus fotos en las redes sociales. Las autoridades francesas podrán imponer multas de hasta 45.000 euros y un año de prisión por publicar fotos íntimas de sus hijos en las redes sociales sin permiso.

 

PRIVACIDAD DE LOS MENORES EN REDES SOCIALES

 

La protección de los menores a través de una aplicación estricta de las leyes de privacidad es una realidad más patente, que se según algunas fuente se hace muy necesaria debido a la proliferación de este tipo de actividades por parte de los padres, que en el futuro pueden desembocar en casos de bullying o ser utilizadas por alguien que quisiera usurpar la identidad del hijo, por poner un ejemplo.

 

Según un estudio publicado en 2015 por la compañía de Internet Nominet, los padres en el Reino Unido publican cerca de 200 fotografías de sus menores de cinco años en redes sociales cada año, lo que significa que un niño tendrá aproximadamente un total de 1.000 fotos compartidas on line antes de cumplir los cinco años.

 

Aún es difícil determinar el alcance de las consecuencias reales de publicar esa cantidad de fotografías de los niños menores de 5 años en las redes sociales, ya que su implantación es muy reciente, pero mantener el crecimiento cronológico de los niños en las redes sociales ha creado una preocupación sobre su derecho a la privacidad.  

 

EL 17% DE LOS PADRES NO CONFIGURA SU PRIVACIDAD EN FACEBOOK

 

Cuando los padres comparten las fotografías de sus hijos en Facebook, Instagram o cualquier otra red social, piensan que se la están ofreciendo a su grupo de amigos, es decir, a una media de entre 50 y 200 personas. Sin embargo, un reciente estudio realizado por Nominet, reveló que el 17% de los padres nunca había comprobado su configuración de privacidad de Facebook.

 

Esta idea de compartir fotos es beneficiosa para mantener lazos de unión entre familiares que viven lejos, por ejemplo, pero en algunos casos se ha convertido en una obsesión para los padres, que en cada competición deportiva o entrega de premios, vemos cómo despliegan un mar teléfonos en las gradas.