Fran Vicente: "Siempre trato de añadir toques salmantinos a mi cocina"

El salmantino ha ganado recientemente el Campeonato de España de Cocineros y es el jefe de cocina del restaurante Coque, de Mario Sandoval, que tiene una estrella Michelin

El nombre de Fran Vicente saltó a todos los medios de comunicación nacionales a principios de mes tras imponerse en el XIV Campeonato Nacional de Cocineros que se celebró en Madrid en el marco de la Feria Gourmet.

 

Fran Vicente acudió a este concurso representando a Andalucía -los puestos de Castilla y León estaban ya ocupados- y conquistó el premio gracias a un rodaballo grillé a baja temperatura con dos salsas y un lomo de ternera en costra de sal y especias. "Todos teníamos que hacer el mismo plato. Nosotros estuvimos como un mes preparando nuestra receta y creo que lo que más gustó fue su autenticidad, tenía un sabor tradicional, de verdad", asegura el cocinero salmantino.

 

Vicente, en cuya familia no hay tradición de estar entre 'fogones', comenzó a acercarse al mundo de la cocina tras acompañar a su hermano -el torero salmantino Juan Diego- de hotel en hotel. "Ahí me entró el gusanillo de conocer más de cerca las distintas formas de cocinar", reconoce en su conversación con TRIBUNA.

 

"La primera sartén que cogí fue en el restaurante El Albero y allí empezó todo; vi lo bonito de esta profesión y conocí también la parte más dura. Aprendí muchísimo", asegura el salmantino.

 

Fran Vicente pasó después por restaurantes como Hovohambre o La Calma en Salamanca para trabajar después por los Paradores de Salamanca, Zamora u Orense. La formación que fue adquiriendo le hizo entrar en el restaurante Coque de Humanes (Madrid), regentado por el chef Mario Sandoval y que tiene una estrella Michelin.

 

"Trabajar en Coque es como un sueño y un orgullo. Hay un gran equipo y Mario es un espejo tanto profesional, como personal, para mí", subraya el cocinero salmantino.

 

La cocina en Coque tiene unos rasgos muy definidos porque es 'cocina de autor' y por tanto los toques personales de Mario Sandoval son fundamentales, sin embargo Fran apunta: "Nunca hay ningún problema en dar nuestra opinión para variar alguna cosa. Quizá por eso puedo aportar pequeños rasgos salmantinos. Lo que siempre hago es tratar de trabajar para Salamanca. Por eso hicimos varias sesiones con el Mesón de Gonzalo y Carrasco, adentrándonos en el cerdo ibérico", apunta.

 

Vicente no olvida sus orígenes, en la escuela de hostelería de Salamanca, por lo que tiene una fluida relación con su director. Pedro Bustillo: "Al llegar a Coque siempre he mirado por mi ciudad y muchas veces me dicen que Salamanca se está haciendo con el Coque porque siempre que puedo traigo a gente de allí a trabajar con nosotros", comenta divertido.

 

Ahora, por delante, el cocinero charro tiene el concurso Bocuse D'Or en su edición europea, para tratar de llegar a la gran final mundial. La primera será el año que viene en Estocolmo y, la siguiente, en 2015 en Lyon. "Es muy complicado llegar alto porque nuestra cocina no termina de entrar en los gustos franceses. Koldo Royo fue quinto y Jesús Almagro, noveno, como los mejores puestos logrados por españoles", relata. "Ójala que con mi participación podamos decir que se ha roto la mala racha", suspira Vicente.

 

Mientras, para no obsesionarse con el prestigioso concurso, el salmantino asegura que seguirá "formándome y disfrutando de la cocina". Que así sea.