Formación y economía se dan la mano

La XXIV edición de los Cursos de Verano de la UNED en tierras abulense ha supuesto un revulsivo económico que, en tiempos de crisis especialmente, los empresarios agradecen, sobre todo teniendo en cuenta que la celebración de los seminarios en El Barco de Ávila (Ávila) puede llegar a aumentar su ocupación hotelera hasta un cuarenta por ciento

Es el caso del Hotel Bellavista, uno de cuyos responsables, José Sánchez, ha afirmado que los Cursos de Verano de la UNED se constituyen en “un acontecimiento importante” en el calendario estival del establecimiento, situado a la entrada del municipio y que acoge a estudiantes y profesores que se acercan a esta zona de la provincia de Ávila para asistir a algunos de los cursos.

 

Desde un enclave único, en el Hotel Real de Barco califican los Cursos de Verano de la UNED en la localidad como “balón de oxígeno”, especialmente entre semana, mientras se realizan los diferentes seminarios.

 

Su director, Javier Rueda, ha resaltado el interés que muestran, además, profesores y estudiantes por conocer lugares de alrededor de la zona y por otras iniciativas que se pueden desarrollar a lo largo del año, para regresar con amigos o familia, como la cercanía de la estación de esquí de La Covatilla o las rutas de senderismo por la Sierra de Gredos.

 

“Los cursos repercuten de una forma muy positiva”, ha añadido el director del Hotel Real de Barco, para el que los profesores y estudiantes que se alojan en el establecimiento pueden suponer “en torno a un diez por ciento” de su ocupación total en esta época del año.

 

No es de extrañar, por ello, que asegure que “cuantos más cursos se celebren y durante más tiempo, mejor”.

 

Este año, la localidad de El Barco de Ávila acoge los Cursos de Verano de la UNED del 8 al 24 de julio, lo que aporta “movimiento” y “vida” a las calles del municipio, según Paloma de la Fuente, una de las responsables de La Vinoteca y Alimentación Manuel Mena.

 

Los participantes en los cursos, en este sentido, se van de El Barco de Ávila no sólo con la experiencia de haber asistido a los seminarios sino también con productos típicos de la zona por los que se interesan o que van buscando, como las Judías del Barco, el chocolate, la sidra o la cerveza artesanal que se elaboran en la zona.