Fontiveros celebró la IV edición de su Feria de Artesanía y Agroalimentación

Más de 30 puestos mostraron su artesanía en la IV Edición de la Feria de Artesanía y Agroalimentación de Fontiveros que se celebró este sábado.

El verano es tiempo de vacaciones, de descanso, sin horarios de trabajo…, pero también es tiempo de hacer esas cosas que durante el resto del año no se hacen por falta de tiempo o debido a la meteorología. 
Todos los pueblos aprovechan el “boom” de las visitas, los turistas, los parientes…, para organizar fiestas, juegos, bailes, mercadillos varios.

 

Es un buen momento también para potenciar la tradición de la artesanía del pueblo y la comarca para avivar su conocimiento, desarrollo y comercialización. Cada vez son más las personas que valoran la oportunidad de comprar la mejor calidad en diferentes tipos de productos artesanos por el menor precio y con total garantía.

 

El sentido de reconocimiento de una tradición y cultura propias es el que movió hace ya 4 años la creación de la Feria de Artesanía y Agroalimentación de Fontiveros, una iniciativa que proyecta dicho patrimonio para que no desaparezca nunca, como un bien de interés cultural, económico y social.

 

Más de 30 puestos mostraron su artesanía en la IV Edición de esta Feria que se celebró este sábado. Desde las doce la mañana hasta las diez de la noche, los artesanos de jabones, juguetes, ropa, bollería, vino, embutidos… ofrecieron a los visitantes sus productos en los aledaños de la ermita de Santa Ana (edificio mudéjar del s.XVI, perteneciente a un antiguo palacio reconvertido ahora en el Espacio San Juan de la Cruz (Llama de Amor Viva) y la Fuente Dos (fuente de estilo romano, pero con fecha del s. XVIII).

 

Una gran variedad de puestos, entre los que se encontraban también aquellos que destinan todos sus beneficios a diversas ONGs, como PYFANO, que ayuda a los niños con cáncer y a su familiares, así como a la investigación de esta enfermedad infantil, que agradeció al Ayuntamiento de la localidad su colaboración por cederle un lugar privilegiado dentro de la feria para la recaudación de ayudas.

 

Esta cuarta edición consolida la idea de esta feria, que no sólo se organiza como una mera muestra de productos artesanales, sino que tiene también el objetivo de realizar varias actividades paralelas para mostrar la cultura popular, la historia de La Moraña en general y de la villa en particular.

 

Así, el mismo sábado, tuvo lugar la actuación del grupo “Ecos de la Moraña”, un grupo de música Folk, que une las canciones más tradicionales y populares de la cultura castellana a composiciones propias más nuevas, pero con ese sabor a lo tradicional que une la comarca.

 

Terminó el fin de semana, con la representación de dos sainetes a cargo del grupo de teatro aficionado de Fontiveros para cerca de 200 asistentes que disfrutaron y rieron en una cálida noche de verano, esperando ya el comienzo de las fiestas en esta misma primera semana de agosto.