Fomento establece los pagos compensatorios por los daños causados por el lobo

El lobo ibérico.

Las ayudas cubren tanto el daño emergente como el lucro cesante con 140 euros para cabezas de ovino, 135 de caprino, 1.200 en el vacuno y 275 euros en el caso del porcino. Esta medida forma parte del Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León. 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha publicado la orden relativa a los pagos compensatorios derivados de los daños producidos por el lobo en las explotaciones ganaderas al sur del Duero y que cubren tanto el daño emergente como el lucro cesante.

 

Las ayudas para cabezas de ovino con aptitud de leche son de hasta 140 euros, mientras que para ovejas de carne, la cifra es de hasta 120 euros. Además, se han fijado tres excepciones puntuales: 300 euros para carneros de más de 3 años, 175 euros para oveja de raza ojalada o castellana negra y 150 euros por ataques en ovino de aptitud lechera con más de 10 cabezas muertas.

 

Por su parte, se han establecido 135 euros para caprino de leche y 80 euros para caprino de carne mientras que la ayuda para el cordero o cabrito de hasta 180 días será de 75 euros tanto para los de leche como para los de carneEn este sentido, el ganado ovino/caprino de más de 7 años o considerado de desvieje, y dado que ha llegado al final de su vida productiva no genera lucro cesante, las pérdidas por ataques serán compensadas con un precio por cabeza de 30 euros.

 

En el caso del vacuno, las ayudas oscilan entre 385 euros para terneros de entre 0 a 3 meses y los 1.200 euros para toros de más de 17 meses, con 650 euros para terneros de 3 meses y un día hasta los 10 meses, 935 euros para cabezas de añojo de 10 meses y un día a 17 meses, 1.100 euros para novillas de 17 meses y un día a 36 meses y para hembras adultas de 36 meses y un día a 9 años y 935 euros para hembras adultas de más de 9 años.

 

Las ayudas al porcino oscilan entre los 40 euros para lechones de hasta 30 kilos y los 600 euros para reproductores macho con 120 euros para marranos de 31 a 50 kilos. Además, 180 euros para primales de 61 a 90 kilos, 200 euros para cerdos de cebo de menos de 90 kilos (225 euros para los de cebo de campo, 275 para los de bellota).

 

Estas ayudas puestas en marcha por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, forman parte del Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León que busca establecer las medidas necesarias para mantener la población de lobos con la compatibilidad con el aprovechamiento ganadero tradicional.

 

El principal objetivo es el de minimizar los efectos negativos que la especie puede originar sobre el ganado, "promoviendo que las explotaciones ganaderas realicen medidas de custodia y prevención de ataques y articulando medidas de compensación de daños a la ganadería extensiva que resulten ágiles y eficaces", según afirma la orden.

 

A estos pagos compensatorios, se podrán acoger las personas físicas o jurídicas que sean propietarias del ganado que haya sufrido daños causados por lobos en el ámbito establecido en la Orden.