Fitoterapia para la menopausia

En la medicina natural tradicional la fitoterapia se viene utilizando desde hace miles de años, y consiste en utilizar productos de origen vegetal con el objetivo de tratar o prevenir algunas patologías como la menopausia.

Aunque existen tratamientos médicos para los síntomas asociados con la menopausia, como la terapia de reemplazo hormonal, pero por sus consecuencias potencialmente negativas en la salud cardiovascular y el cáncer de mama, entre el 40 y el 50 por ciento de las mujeres en los países occidentales opta por utilizar terapias complementarias, incluidas terapias a base de plantas.

 

Algunas terapias a base de plantas pueden mejorar los síntomas de la menopausia, según un estudio. Estas terapias incluyen el uso oral de fitoestrógenos, como isoflavonas de soja en la dieta y extractos de soja; remedios a base de hierbas como el trébol rojo y cohosh negro; y otras hierbas medicinales chinas. Aunque las asociaciones de estas terapias con síntomas menopáusicos se han evaluado en ensayos aleatorios, la mayoría de estos estudios han sido limitados por el tamaño de la muestra, un corto periodo de seguimiento, la calidad subóptima y los resultados inconsistentes.

 

El doctor Taulant Muka, del Centro Médico de la Universidad Erasmo de Rotterdam, en Holanda, y sus colegas, en colaboración con la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, llevó a cabo una revisión y meta-análisis de ensayos clínicos aleatorios que evaluaron las terapias a base de plantas y la presencia de sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal. Los investigadores identificaron 62 estudios (6.653 mujeres) que cumplían los criterios para incluirlos en su análisis.

 

REMEDIOS HERBALES

 

El uso de los fitoestrógenos se asoció con una disminución en el número de sofocos diarios y la puntuación de sequedad vaginal entre los grupos de tratamiento, pero no en el número de sudores nocturnos por la memopausia. Intervenciones individuales de fitoestrógenos, como las isoflavonas de soja en la dieta y suplementos, se asociaron con una mejoría en los sofocos diarios y la puntuación de la sequedad vaginal.

 

Varios remedios herbales, pero no las hierbas medicinales chinas, se asociaron con una disminución general en la frecuencia de los síntomas vasomotores. Sin embargo, hubo una variación sustancial entre los estudios disponibles en términos de rigor científico y calidad.

 

"Debido a la calidad subóptima general y la naturaleza heterogénea de la evidencia actual, se necesitan estudios más rigurosos para determinar la asociación de las terapias a base de plantas naturales y acerca de la salud en la menopausia", escriben los autores.