Ferrari California T: más potente, más rápido y más frugal

La marca italiana presentará en Ginegra la revisión de su descapotable California, el modelo T, en el que corrige algunos de los insignificantes defectos del original. Mantiene el techo escamoteable e incorpora un turbo twin-scroll.

Ferrari presentará durante la próxima edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de su nuevo modelo California T, que cuenta con un motor de 560 caballos y techo duro escamoteableEl nuevo modelo de la firma automovilística tiene un diseño creado por el Ferrari Styling Centre en colaboración con Pininfarina y su línea delantera se ha inspirado en el Testa Rossa 250. Asimismo, se ha mejorado la aerodinámica, con elementos con un difusor de triple banda en  la parte trasera.

 

En el interior del vehículo, Ferrari ha buscado aumentar al máximo la ergonomía y contar con unos materiales y unos acabados de calidad. El coche tiene el sistema Turbo Performance Engineer, con pantalla táctil que sirve para optimizar el rendimiento del vehículo. Como elementos de equipamiento, este nuevo deportivo de la empresa del 'cavallino rampante' incorpora un sistema multimedia con pantalla táctil de alta resolución, que permite al conductor y a los ocupantes disfrutar del sistema de sonido o de la navegación, entre otras funcionalidades.

 

El Ferrari California T monta una motorización de gasolina de ocho cilindros y 3.8 litros que desarrolla una potencia máxima de 560 caballos, que permite al coche alcanzar una velocidad máxima de 316 kilómetros por hora y acelerar de cero a cien kilómetros por hora en 3,6 segundos. Es un poco más rápido que el California a secas porque el motor, que incorpora un turbo con tecnología twin-scroll (dos turbinas que actúan consecutivamente), rinde 70 CV más que el anterior.

 

La firma italiana indicó que este propulsor tiene un par motor un 49% superior al del California, mientras que el consumo de combustible se ha reducido en un 15%, hasta 10,5 litros por cada cien kilómetros, con unas emisiones de dióxido de carbono (CO2) de 250 gramos por kilómetro gracias a la incorporación del nuevo turbo.