Ferrari abrirá un parque temático y un hotel de lujo dentro de Port Aventura en 2016

Imagen virtual del futuro parque temático 'Ferrari Land' de Port Aventura

Port Aventura ha alcanzado un acuerdo de licencia con Ferrari para construir 'Ferrari Land', un nuevo parque temático, que incluirá también un hotel de lujo, dedicado a esta marca automovilística en el interior del resort, y cuya apertura está prevista en 2016.

Según ha informado Port Aventura, el proyecto supondrá una inversión total de más de 100 millones de euros y ocupará una superficie de 75.000 metros cuadrados.

'Ferrari Land' tendrá diversas atracciones, entre las que destaca el que será el acelerador vertical más alto y rápido de Europa, así como el primer hotel temático Ferrari, un establecimiento de lujo de cinco estrellas con 250 habitaciones, restaurantes, tiendas y áreas de simuladores de coches de carrera.

Se trata del segundo parque temático dedicado a la marca del 'cavallino rampante', después de la inauguración en 2010 del Ferrari World de Abu Dhabi, ubicado en un espacio de 200.000 metros cuadrados anexo al Circuito de Yas Marina.

PROYECTO SÓLIDO

El administrador delegado de Ferrari Brand, Andrea Perrone, ha asegurado que tras el éxito del 'resort' de los Emiratos Árabes han recibido muchas peticiones para construir nuevos parques de entretenimiento y que han decidido aceptar la de Investindustrial --principal accionista de Port Aventura-- porque es "un proyecto sólido gestionado por un equipo muy profesional y es la oportunidad de traer el espíritu de Ferrari a España"

Ha añadido que la compañía automovilística seguirá valorando otras propuestas de parques temáticos fuera de Europa, aunque "sin prisas".

El presidente ejecutivo de Port Aventura, Sergio Feder, ha subrayado la voluntad del parque desde sus inicios de desarrollar un plan a largo plazo "apoyado en marcas internacionales muy conocidas" para incrementar el número de visitantes hasta alcanzar los cinco millones anuales.

En estos momentos, el 'resort' situado entre Salou y Vila-seca recibe cada año cerca de cuatro millones de visitantes, de los cuales casi el 50% proviene del mercado internacional.