Fernando Rodero: “La reforma de la Administración Local destruirá más empleo y dejará una atención social residual”

El procurador socialista afirma que, a pesar de las necesidades, el Partido Popular no deja de recortar en las políticas para las personas.

Fernando Rodero ha señalado que “en el sector de los Servicios Sociales todo son paradojas. La primera es que a pesar de que cada vez más personas solicitan este tipo de prestaciones debido a la crisis, en los tres últimos años se han destruido 56.700 empleos en este ámbito. Esto supone una caída del casi el 12%, seis puntos más que la pérdida de puestos de trabajo en todo el sector servicios y casi tres más que la del conjunto de la economía”.


Durante la primera fase de la crisis, el sector siguió sumando puestos de trabajo. Si a comienzos de 2008 ocupaba a 342.000 personas, en 2010 esa cifra alcanzaba 482.900. El punto de inflexión se produjo a partir de 2011, cuando el impacto de los primeros recortes empezó a mostrar sus efectos.


“Los recortes afectan a la atención, y mucho. Se están cebando con un sector sumamente fundamental y necesario en estos tiempos de crisis, en los que lejos de rebajar el presupuesto y las políticas sociales, lo que hay que hacer es apostar por ellas”.
Para el procurador socialista, “los recortes aún no han tocado fondo y la destrucción de empleo seguirá aumentando debido, por ejemplo, a medidas como la reforma de la Administración Local que dejará las competencias de las administraciones locales en términos residuales. La reforma está orientada hacia un cambio en el modelo de bienestar, pasaremos de un Estado protector a uno cuya atención será residual, centrada únicamente en las emergencias. De hecho, España ya se encuentra en este camino. El gasto social en relación al total del gasto público en nuestro país es un 4,5% menor que el de Italia, un 7,5% menor que el de Francia y un11% menor que el de Alemania”.


“No hay que olvidar que estas reformas implican dejar a miles de personas con necesidades o problemas mal atendidas. Estamos hablando de dependencia, de programas de atención a la familia y la infancia, de violencia de género, de mediación familiar, de prevención de conductas adictivas... No son medidas coyunturales, son políticas estructurales que cambian el modelo de protección”.


“Paradójicamente, mientras que el empleo ha disminuido, el número de empresas dedicadas a los servicios sociales ha crecido: desde 2012 hay 319 empresas más que ofrecen este tipo de servicios”, ha dicho el procurador socialista.