Fernando Rodero: “La Junta de Castilla y León no puede permitir más ataques a la cultura”

El procurador socialista fernando Rodero ha pedido a la Junta que compense a las Bibliotecas tras la aprobación de la directiva de la Unión Europea que establece que toda biblioteca de localidad mayor de 5.000 habitantes tendrá que pagar un canon por libro prestado o por usuario del centro a las sociedades de autores y editores. 

Para Fernando Rodero, “esta normativa implica que el usuario podrá seguir sacando libros de préstamo a coste cero y usando el centro, pero por cada libro que se preste o cada usuario registrado la biblioteca tendrá que pagar a las asociaciones de autores una cantidad, que lógicamente saldrá de sus fondos. Esto significa que la biblioteca que más libros preste se quedará sin fondos para renovar su colección, llegando a darse la paradójica situación de que una biblioteca deje de prestar libros o directamente no pueda dar servicio y cierre porque no pueda seguir pagando el canon a las asociaciones de autores y editores”.

 

Según el procurador socialista, la Junta de Castilla y León tendrá que compensar económicamente a las bibliotecas para poder asumir ese coste añadido y que éstas no vean mermada su oferta. "De no ser así, estaremos hablando de un nuevo varapalo a del Partido Popular a la cultura y la educación, que se suma a los recortes impuestos en ambas materias y al incremento de impuestos y tasas”.

 

Rodero ha apelado a la consejera de Cultura, la abulense Alicia García, quien "tendría que ser más exigente y alzar la voz contra medidas como esta. Igualmente le recordamos que, a pesar de su oposición inicial al incremento del IVA cultural, poco más se ha hecho para revertirlo que una crítica. En este sentido, y teniendo en cuenta que la cultura y el turismo suponen en Ávila el 10% de su PIB, le pedimos que no se quede de brazos cruzados y que ponga freno a los ataques sobrevenidos desde el Gobierno de Mariano Rajoy”.

 

Igualmente, Fernando Rodero ha alertado que “será cuestión de tiempo que el servicio de préstamo se deje de efectuar ahora que hay que pagar una tasa, así como el resto de actividades culturales que llevan a cabo los centros".

 

Del mismo modo, el procurador socialista ha asegurado que "detrás de estas decisiones está privatizar el servicio y acabar buscando rentabilidad económica por encima de hacer llegar la cultura a todas partes. No se descarta que llegue el momento en el futuro en que dicha tasa tenga que ser pagada directamente por el usuario a la hora de acceder al centro o de pedir prestado un libro en caso de que la biblioteca no pueda hacerse cargo del pago de la tasa”.