Fernández Díaz ve a la banda entre un "fuego cruzado de presiones" de la izquierda abertzale y de los presos

Jorge Fernández Díaz
Velará porque ETA "no vuelva a las andadas" y para que "recorra el camino que le falta para desaparecer"


MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado este jueves que la banda terrorista ETA se sitúa entre un "fuego cruzado de presiones" provenientes de la izquierda abertzale y de los presos, porque "ya no tiene convicciones democráticas".

"En su último comunicado, ETA habla de consecuencias negativas. Nosotros decimos que, mientras no se disuelva, vamos a seguir actuando y que no bajamos la guardia. ETA se encuentra entre un fuego cruzado de presiones porque ya no tiene convicciones democráticas", ha manifestado Fernández Díaz en declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press.

Según el titular de la cartera de Interior, la banda terrorista se sitúa entre "la presión de la izquierda abertzale para que se disuelva porque entiende que perjudica sus expectativas electorales y políticas" y por otra parte, "la de los presos que le dicen: 'Oye, vosotros os habéis arreglado. Ya estáis en las instituciones gobernando y nosotros hemos estado aquí, en su terminología, luchando, dando la cara y estamos en las prisiones".

"A esta contradicción, responde ese comunicado. Nosotros lo que le decimos es que vamos a seguir velando para que ETA no vuelva a las andadas y para que recorra el camino que le falta para desaparecer", ha señalado Jorge Fernández Díaz.

"DERROTADA POLÍTICAMENTE"

Dicho esto, el ministro del Interior ha opinado que ETA comunicó el cese definitivo de la actividad terrorista el 20 de octubre de 2011 porque "había sido derrotada policialmente y por el Estado de Derecho" y no por una cuestión de "convicción" ni de razones "éticas o morales".

Para Fernández Díaz, después de aquel día, ETA esperaba que hubiera habido una "negociación política" con el Gobierno para "resolver las consecuencias de, lo que ellos llaman, el conflicto político vasco", es decir, que se hubiera producido dicha negociación para "tratar, fundamentalmente, el tema de los refugiados huidos y después el tema de los presos".

"El Gobierno lo que ha dicho es que no tiene que negociar con una organización terrorista, que aquí no ha habido ningún conflicto, que aquí ha habido una organización terrorista que ha pretendido, por métodos terroristas, conseguir sus objetivos, y que los que están en las prisiones españolas o en las francesas son gente condenada por haber cometido delitos tan graves como asesinatos, extorsiones, secuestros y que están cumpliendo sus condenas", ha recordado.

Finalmente, ha insistido en que "lo que tiene que hacer" ETA es "disolverse porque si ha dicho que no va a actuar, no tiene razón de ser que se mantenga viva, activa una organización, aunque sea en la clandestinidad". "Mientras no se disuelva, seguiremos actuando. Llevamos 46 detenidos en el último año de personas pertenecientes a la banda", ha sentenciado.