Fernández Díaz rechaza negociar con ETA su disolución a cambio de dejar a los presos etarras en la calle

Jorge Fernández Díaz
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho este miércoles que el Gobierno no va a negociar con la banda terrorista ETA su disolución a cambio de dejar los presos etarras en la calle.
MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho este miércoles que el Gobierno no va a negociar con la banda terrorista ETA su disolución a cambio de dejar los presos etarras en la calle.

Aunque cree que la banda "estaría dispuesta a disolverse" con el objetivo de conseguir ese acuerdo, Fernández Díaz ha reiterado que el Ejecutivo "no va a negociar nunca con ETA".

"Que ETA quiere negociar con el Gobierno el futuro de sus presos y que estaría dispuesta a disolverse, a desmantelar sus estructuras y a entregar las armas a cambio de un acuerdo sobre los presos, sin duda", ha dicho en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press.

"Lo que pasa es que el Gobierno ni ha negociado, ni negocia ni va a negociar con una organización terrorista. Lo hemos dejado muy claro desde el principio y eso es lo que hay", ha subrayado.

"El Gobierno no va a negociar nunca con ETA" porque si inicias una negociación "es porque entiendes que tu interlocutor tiene razones, y una organización terrorista no tiene ninguna razón", ha explicado.

El ministro ha respondido con estas declaraciones a una información publicada por 'El País' según la cual la organización terrorista está dispuesta a desarmarse y a disolverse si el Gobierno cambia su política penitenciaria y facilita una solución para sus presos, según fuentes de la izquierda abertzale.

"EL GOLPE MÁS DURO" A ETA

Por otro lado, el titular de la cartera de Interior ha señalado que la detención, el pasado domingo en Lyon (Francia), de los etarras Izaskun Lesaka Argüelles y Joseba Iturbide Ochoteco es "el golpe mas duro que en este momento se le podía dar" a la organización terrorista.

Esa operación es "muy importante", ha destacado el ministro antes de elogiar la "extraordinaria" labor de la Guardia Civil, que ha estado haciendo "horas y horas de servicio" en el sur de Francia para poder detener a Lesaka e Iturbide.