Fernández Díaz advierte de que Gibraltar "no puede ser la frontera del contrabando de tabaco"

Defiende "la absoluta legitimidad" de España para controlar y culpa al Peñón del "plus" de controles por no combatir el tráfico ilícito


FITERO, 16 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha defendido que España "tiene absoluta legitimidad y absoluto derecho" para realizar los controles que está efectuando en la Verja de Gibraltar, unos controles que ha calificado de "aleatorios, legales y proporcionales, precisamente en defensa de la legalidad".

"Somos conscientes de que los controles perjudican a los ciudadanos y lo lamentamos mucho, pero esos ciudadanos que se sienten perjudicados deben entender que las retenciones y los controles en la Verja se hacen precisamente por la deslealtad con la que están actuando las autoridades gibraltareñas", ha sostenido el ministro, que ha añadido que "como ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores, a España no le va a temblar el pulso a la hora de defender la legalidad".

Según ha manifestado el ministro, "si ellos se dedicaran a combatir el tráfico ilícito de tabaco a través de la frontera o se dedicaran a combatir el blanqueo de capitales seguramente los ciudadanos no deberían de padecer este plus de responsabilidad que se traduce en un plus de controles que las autoridades españolas debemos llevar a cabo en defensa de la legalidad".

Así lo ha señalado el ministro del Interior, en declaraciones a los periodistas en la localidad navarra de Fitero, donde ha incidido en que los controles en la Verja "responden a una realidad incuestionable que es que la frontera de Gibraltar no puede ser la frontera del contrabando de tabaco".

En este sentido, el responsable del Ministerio del Interior ha precisado que Gibraltar "importó el pasado año 140 millones de cajetillas de tabaco" y ha destacado que es "evidente" que "la población de la colonia, o los visitantes y turistas, no se fuman esa cantidad".

"Esta cifra explica perfectamente el contrabando de tabaco que se viene haciendo de forma especialmente creciente en los últimos años", ha insistido Fernández Díaz, quien ha detallado que el pasado año fueron aprehendidas por la Guardia Civil más de 725.000 cajetillas de tabaco de contrabando en la frontera con Gibraltar.

Según ha precisado, el 80 por ciento de las cajetillas de tabaco son introducidas mediante dobles fondos en los vehículos, "de forma similar a como hacen los traficantes de droga", mientras que en torno al 15 por ciento restante "se hace mediante sistemas de adosados en el cuerpo por parte de las personas que hacen ese contrabando".

En este sentido, el ministro ha incidido en que "está creciendo de manera exponencial este contrabando" y como ejemplo ha explicado que en los siete primeros meses de este año "han sido aprehendidas por la Guardia Civil el mismo número de cajetillas de tabaco que en todo el año 2012".

"Cuando se producen tráficos ilícitos a través de una frontera si hay lealtad entre las dos autoridades, de uno y otro lado, se reparten el trabajo, pero como en este caso no hay esa lealtad, una de las partes, en este caso España, ha de poner el plus de responsabilidad y control para acabar con ese tráfico ilícito", ha argumentado Fernández Díaz.

En su opinión, es "evidente" que la parte gibraltareña "no está actuando con lealtad" y ha recordado que "el ministro principal de la Roca ya empezó incumpliendo el acuerdo pesquero en el año 2009". "Ahora ha llegado a la situación aberrante de echar a la bahía de Gibraltar esos bloques de hormigón con ganchos destinados a impedir que faenen los pescadores y provocando un delito medioambiental clarísimo", ha lamentado.

Ha agregado el ministro que a este hecho se suma ahora que "construyan de una manera ilegal espigones ganando terreno al mar en la zona de poniente del Peñón", una situación que, a su juicio, "no podemos permitir y no se puede prolongar".

"La irresponsabilidad y la soberbia de algún dirigente político está perjudicando claramente a los ciudadanos, por una parte, y puede entorpecer las magníficas relaciones que como socios, amigos y aliados tenemos España y el Reino Unido", ha advertido, para señalar que "esto debería hacer recapacitar a todos".

BLANQUEO DE CAPITALES

Por otro lado, el ministro del Interior ha remarcado que otra cuestión "muy importante", a parte del contrabando de tabaco, es "el blanqueo de capitales que se produce con sociedades construidas en Gibraltar".

Según ha explicado, la "inmensa mayoría" de investigaciones "vinculadas con la corrupción o el crimen organizado a nivel nacional e internacional", llevadas a cabo por la brigada de blanqueo de capitales de la UDEF Central, "acaban en Gibraltar con sociedades o cuentas constituidas y abiertas allí, aprovechándose del velo que oculta esas sociedades y que impide conocer quién es el último beneficiario".

Para el ministro del Interior, se trata de una situación que "tampoco es sostenible" y "menos en el ámbito de una Europa en la que un territorio de estas características no puede convertirse en foco de contrabando y foco de blanqueo de capitales". "Tenemos el deber de luchar contra esta situación y vamos a seguir haciéndolo", ha sentenciado.

SALIDA DEL CONFLICTO: REFLEXIONAR

Por otra parte, preguntado por dónde pasaría a su parecer la salida del conflicto con Gibraltar, Fernández Díaz ha declarado que "quien ha generado el conflicto es quien debe hacerlo reversible" y ha instado a las autoridades gibraltareñas a "reflexionar y darse cuenta de que una política de hechos consumados no es lo propio de personas razonables y sensatas".

Según el ministro, "las relaciones entre España y Reino Unido son magníficas, de amigos y de socios en la Unión Europea y aliados en la Alianza Atlántica, y lo vamos a seguir siendo", si bien ha pedido a los ciudadanos que "reflexionen sobre cómo les está perjudicando la actitud de las autoridades gibraltareñas, que también puede deteriorar las relaciones entre dos países como España y Reino Unido".