Felipe y Llull rescatan al Madrid en otra agónica victoria

El capitán madridista y el '23' volvieron a ser los mejores de un Madrid que no está al 100% en el tramo final de la Liga.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Llull (17), Carroll (14), Rudy Fernández (18),  Mirotic (5), Bourousis (10) --quinteto inicial--; Sergio Rodríguez (7), Darden (3), Reyes (15) y Slaughter (-).

  

UNICAJA: Granger (18), Toolson (11), Suárez (16), Caner-Medley (7), Vázquez (18) --quinteto inicial-- Urtasun (5), Calloway (2), Kuzminskas (-), Hettsheimeir (2), Stimac (6) y Vidal (2)

 

PARCIALES: 22-26, 22-22, 26-18, 19-21.

  

ÁRBITROS: Martín B., Pérez Pizarro, Peruga.

  

PABELLÓN: Palacio de Deportes.

  

INCIDENCIAS: Se guardó un emotivo minuto de silencio en memoria del ex baloncestista recientemente fallecido Carlos Montes.

El Real Madrid de baloncesto se ha impuesto este domingo en el Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid a Unicaja Málaga (89-87), y ha logrado así la segunda victoria en dos partidos de la serie de semifinales de la Liga Endesa, gracias a unos últimos quince minutos en los que enmendaron una mala primera mitad en la que los malagueños fueron superiores.

  

Hubo que esperar 25 minutos para reconocer al equipo de blanco que había sobre la pista, dos cuartos y medio para que la gente presente en el Palacio de Deportes fuera consciente de que esos cinco hombres que corrían por el parqué eran los mismos que hace apenas dos semanas batían el récord de victorias de una fase regular en la ACB.

  

Cierto es que enfrente hubo, como el pasado viernes, un equipo sobresaliente, capaz de aguantar el ritmo en ataque al mejor de Europa en ese apartado durante 40 minutos. Joan Plaza volvió a demostrar que es un técnico brillante, aprovechó los errores del Madrid y los magnificó. Cargó el rebote y consiguió llegar al descanso con 12 rebotes ofensivos por 2 de los locales, añadiendo los defensivos 23 por 7.

  

Con esa superioridad en el juego interior y con un Jayson Granger brillante en la dirección y la anotación --12 puntos al descanso--, los visitantes llegaron con ventaja al final de los dos primeros cuartos (44-48). Junto al base uruguayo, Fran Vázquez y Carlos Suárez se hicieron fuertes en la zona ante un Bourousis que no podía contener la sangría.

  

Si el Madrid no se fue de más puntos abajo al descanso fue gracias a que Felipe Reyes y Sergio Rodríguez estuvieron entonados saliendo desde el banquillo. El capitán blanco vio aro con facilidad, mientras que el base canario sacó la 'varita' y dejo varias asistencias de las que hacen que la gente se aficione a este deporte. Por lo demás, los de Laso solo vivían del tiro exterior (7 de 12 al final del segundo cuarto).

 

EL MADRID SE ENTONA DE LA MANO DE CARROLL

  

El Unicaja abrió el tercer cuarto con triples de Suárez y Ryan Toolson, y se fue hasta los siete puntos de ventaja, pero entonces apareció el 'torbellino' blanco. Los hombres de Laso, liderados por un Carroll enrachado --11 puntos en ese tercer cuarto-- y un Sergio Llull y un Reyes que pusieron el coraje en defensa, le dieron la vuelta al electrónico con un parcial de 12-0. También es cierto que todo ello ocurrió cuando Plaza sentó a Granger y Vázquez; la rotación no le funcionó esta vez al preparador catalán.

  

Así se llegó al último cuarto con 70-66 para el Real Madrid y con el Unicaja tocado. A pesar de esto y de que Rudy Fernández, que volvió a sentir molestias en un dedo durante el choque, se entonó, los andaluces no perdieron en ningún momento la cara al partido y con Granger, Vázquez y Suárez de nuevo en pista apretaron las tuercas y contuvieron a un conjunto que ya había entrado en combustión y que arropado por una afición que comenzaba a disfrutar, parecía marcharse.

 

Pero no fue así. El partido se mantuvo igualado hasta los últimos segundos gracias al acierto desde el triple de Nik Caner-Medley y Txemi Urtasun, contrarrestado por Reyes y Rudy. Al final, en el carrusel de tiros libres, Granger falló uno decisivo, pero el capitán del Real Madrid erró dos un segundo después dejando a Unicaja dos bajo (89-87) y con cuatro segundos para correr la pista e intentar la victoria o una nueva prórroga, pero entonces Granger cometió el único error en lo que va de serie y se jugó un triple a la desesperada desde más de nueve metros, no entró y el Madrid se llevo el triunfo.

  

Por tanto, la eliminatoria se pone 2-0 para el actual campeón, que ahora viajará al Málaga para jugar en el Martín Carpena este martes con el objetivo de certificar su pase a la final. Por el contrario, Unicaja, que probablemente haya merecido al menos sumar un triunfo en Madrid, intentará lograr su primera victoria y alargar la eliminatoria.