Felipe Reyes: "Me gustaría jugar hasta los 40 en el Madrid"

El capitán del Real Madrid de balonceston reconoce el mal momento del equipo en Eurolga pero "de las derrotas se aprende". Se ve con fuerzas: "Sigo disfrutando del baloncesto como el primer día".

El capitán del Real Madrid Baloncesto, Felipe Reyes, afirmó que la "temporada es muy larga" y explicó que el equipo merengue "merece mucho crédito por todo lo que ha conseguido", a pesar de que el equipo madrileño no pasa por su mejor momento en este inicio del curso, especialmente en la Euroliga.

  

"La temporada es muy larga. Lo importante es que el balance final sea positivo. Esta plantilla merece mucho crédito por todo lo que ha conseguido. De las derrotas también se aprende", explicó en una entrevista para la casa de apuestas 'Sportium' recogida por Europa Press.

  

Reyes habló sobre el momento que atraviesa el equipo blanco, especialmente en Euroliga, donde marcha quinto en la fase de grupos y necesita victorias para la siguiente ronda. Ante esta racha, al conjunto madrileño se le acusa de falta de motivación al haber conquistado todos los títulos la pasada temporada.

  

"Si no tuviera la ambición de mejorar y ganar más títulos lo mejor sería decir adiós y dedicarme a otra cosa. Me apasiona competir. Sigo disfrutando del baloncesto como el primer día", comentó.

  

Como capitán del equipo madrileño y de la selección, es el líder dentro del vestuario y aseguró que no le incomoda esa rol porque "es muy fácil y todos se entregan a tope". El internacional español es un referente para la plantilla merengue y remarcó que "la experiencia sirve para afrontar con tranquilidad los buenos y malos momentos", destacando que le "gusta ayudar a los jóvenes para que se adapten rápido y bien" al equipo.

  

Por último, el pívot aseguró que para mostrar siempre un nivel tan alto "hay que ser fuerte mentalmente", destacando que si se es frágil en esa faceta pierdes "confianza y seguridad". Además, añadió que cuando un jugador salta a la cancha tiene que "estar muy metido en el partido" y olvidarse de "cosas del exterior".

  

"Me encantaría jugar hasta los cuarenta años y retirarme en el Real Madrid. Es un privilegio formar parte de este club. Empecé la carrera de Empresariales. Me gustaría seguir ligado al baloncesto, pero todavía no me lo planteo. Me queda cuerda para rato", sentenció.

 

LLULL: "UN EQUIPO CAMPEÓN SE CONSTRUYE SUPERANDO LOS MALOS MOMENTOS"

  

El jugador del Real Madrid Baloncesto Sergio Llull explicó que "cuando llegan las derrotas hay que levantarse y hacer piña entre todos", destacando que "un equipo campeón también se construye superando los malos momentos".

  

"Cuando llegan las derrotas hay que levantarse y hacer piña entre todos. Un equipo campeón también se construye superando los malos momentos. Defender el escudo del Real Madrid implica entregarte al cien por cien en cada partido. Sin sacrificio no hay buenos resultados. No me gusta perder", aseguró.

  

En la misma línea que su compañero Felipe Reyes, Llull habló sobre el momento de su equipo y negó que haya falta de motivación por todos los trofeos ganados la campaña anterior.

  

"Cada año intento mejorar. Sigo teniendo hambre de títulos. Llevar la camiseta del Real Madrid es una gran responsabilidad. Me motiva seguir creciendo como jugador y ayudar a mis compañeros en todo lo que pueda. Lo que hicimos la temporada pasada siempre quedará en los libros. Ahora toca mantenerse en lo más alto con la misma ilusión", observó Llull sobre el momento de forma del Real Madrid.

  

El menorquín es un peso pesado dentro del vestuario y aseguró que le "gusta dar la cara cuando más lo necesita el equipo", explicando que "si hay que jugarse el tiro decisivo" lo hace "sin problemas".

  

"Evito esconderme. Las etiquetas las pone la gente. No soy más que el resto. Creo que los aficionados se identifican conmigo porque me dejo el alma en cada partido", apuntó.

  

Por último, Llull también habló sobre su elección de continuar en el club madrileño en detrimento de marcharse a la NBA para jugar con la camiseta de los Houston Rockets y vivir una experiencia como la de su excompañero Nikola Mirotic en los Chicago Bulls.

  

"Estoy en el lugar perfecto. Es un orgullo que me quieran (en la NBA), pero el Real Madrid me hace sentir bien. Hizo un esfuerzo para que no abandonara el club. Fue una decisión difícil. El Madrid demostró que me valora mucho", concluyó.