FEBE y el Ayuntamiento de Ávila premiarán a los jóvenes que practiquen el conductor alternativo en la ciudad

La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) y el Ayuntamiento de Ávila premiarán aquellos jóvenes que practiquen la figura del conductor alternativo durante la noche del viernes en Ávila. Esta acción pretende inculcar a los más jóvenes la idea de elegir un conductor alternativo, aquel que no bebe para poder conducir, cada vez que salgan de marcha.

Aquellos jóvenes conductores que demuestren que no han consumido alcohol a lo largo de la noche serán premiados con diferentes regalos (refrescos, snacks, y cheques de gasolina).

 

FEBE y el Ayuntamiento de Ávila mantienen un convenio de colaboración, desde mayo de 2012, con el que se pretende concienciar a la población de la necesidad de realizar conductas responsables en el consumo de bebidas alcohólicas.

 

Entre las acciones comprendidas en este convenio se encuentra esta iniciativa destinada a conductores, a los que se alertará de los riesgos que entraña beber y conducir mediante el programa Noc-Turnos, como se denomina esta campaña que se desarrollará el viernes.

 

El conductor alternativo es una iniciativa que funciona precisamente porque es una solución que los jóvenes reconocen como creíble y eficaz”, afirma Bosco Torremocha, Director Ejecutivo de la Federación Española de Bebidas Espirituosas. Y así lo demuestran las cifras: un 69% de los jóvenes entrevistados afirma que este tipo de acciones les ayuda a concienciarse sobre el peligro de conducir si se ha consumido alcohol.

 

EL QUE NO BEBE ALCOHOL Y CONDUCE TIENE PREMIO

Para participar en estas promociones, que se desarrollarán en diferentes locales situados en la Avenida de Portugal (Dvinos, Charlotte, La Gran Manzana, Delicatessen y Amadeus), los jóvenes deben presentar su carné de conducir a los monitores, tras lo que reciben un pasaporte que se les va sellando a medida que van pasando los sucesivos controles.

 

La dinámica de la acción prevé la realización de cuatro pruebas de alcoholemia en las que los participantes sólo pueden continuar si demuestran no haber consumido absolutamente nada de alcohol. Es decir, los participantes tendrán que dar 0,0 en todos estos controles.

 

En el caso de que el participante dé positivo en alguno de los controles de alcoholemia, se le retira el pasaporte y ya no puede continuar participando. Aquellos que pasen el cuarto y último control habiendo dado negativo en todos los anteriores reciben una tarjeta Solred de gasolina por valor de 15 euros.

 

FEBE, para desarrollar este programa, cuenta con la colaboración de varias empresas sin las que no sería posible hacer este trabajo. De este modo, Repsol cede gratuitamente las tarjetas Solred de combustible, con las que se incentiva a los jóvenes que demuestran no beber y conducir.

 

Coca Cola participa activamente en este proyecto mediante la cesión de los refrescos con los que se premia a los conductores y a sus acompañantes durante la noche. Así como Grefusa, que cede los snacks con los que se incentiva a los participantes.