Fallece Andrea, la niña gallega por cuya muerte digna pelearon sus padres

Los padres de Andrea junto a sus representantes legales

Cuatro días después de que los pediatras del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) accedieran a retirarle a Andrea la alimentación artificial y mantenerle únicamente la hidratación necesaria para permitir la sedación, la pequeña de 12 años ha fallecido. 

 

Desde su nacimiento, Andrea padecía una enfermedad rara y degenerativa que la había conducido a un estado irreversible. Inmersa en una desnutrición calórico-proteica, su cuerpo ni siquiera admitía la alimentación artificial, motivo que llevó a que el Comité de Bioética Asistencial recomendara el pasado 14 de septiembre no prolongar mecánicamente su vida.