Extrema las precauciones en verano: ¿sabes cómo?

Lo que más preocupa son los incendios en esta época del año
La Agencia de Protección Civil, ante la llegada del verano, ha realizado un llamamiento para extremar las precauciones ante las distintas situaciones de emergencia que se pueden presentar propias de esta época del año, como las derivadas de los casos de incendio.

En tal caso, se aconseja llamar al 112 o avisar a las autoridades más cercanas, así como alejarse en dirección opuesta al humo, atacarlo si es pequeño por la base con agua, las ramas de un árbol o echando tierra de golpe. Una vez sofocado tapar las brasas y limpiar de ramas su alrededor.

Además, es conveniente espirar por la nariz procurando cubrirse ésta y la boca con un paño mojado, no subir un la ladera si el fuego asciende por ella sino en sentido perpendicular a la dirección de avance del fuego, huir de las vaguadas profundas y en caso de entrarse rodeado por las llamas situarse en la zona quemada siempre a espaldas del viento reinante.

En el supuesto de que la ropa llegara a prenderse se aconseja no correr sino echarse a rodar sobre el suelo y si se dispone de una manta cubrirse con ella para que el fuego se extinga por falta de aire.

Por otro lado, ante la previsión de temperaturas elevadas y olas de calor, la Agencia de Protección Civil recuerda que las personas mayores, discapacitados y los niños menores de cinco años, así como enfermos crónicos o aquellos que realicen trabajos intensos o deporte al aire libre deben estar especialmente protegidos.

Al respecto, hay que evitar salir de casa durante las horas centrales del día, entre las 12.00 y las 18.00 horas; beber más líquidos, sin esperar a tener sed; evitar comidas copiosas, tomar verduras y frutas, no ingerir comidas calientes ni abusar del alcohol, reducir la actividad física y descansar con frecuencia a la sombra, además de usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.

En casa, utilizar las habitaciones más frescas, algo que se consigue bajando las persianas y cerrando las ventanas por el día y abriéndolas por la noche para ventilar, mientras que en caso de viajar en coche se aconseja no dejar en el interior a niños ni ancianos con las ventanillas cerradas.

En el supuesto de encontrarse ante una persona con un golpe de calor, es preciso llamar a emergencias sanitarias (112), colocar al enfermo en un lugar a la sombra y, si está consciente, colocarle con la cabeza ligeramente elevada y ofrecerle abundante agua, mientras que si está inconsciente hay que colocarle tumbado de lado, con las piernas flexionadas y nunca darle líquidos.

MONTAÑA
Para aquellos que salgan a disfrutar de la montaña, es aconsejable dejar dicho el destino de nuestra incursión, no ir solo, informarse antes de salir de la predicción meteorológica y del riesgo de aludes, llevar un equipamiento en perfectas condiciones de uso, mantener una cierta preparación física, valerse de mapas o libros para orientarse y en caso de niebla por niebla no seguir caminando y permanecer quieto en un lugar fijo y seguro hasta que desaparezca.

Si pese a ello se produjera el accidente, avisar lo antes posible a los medios de socorro (112). Si no tiene teléfono, pensar en el refugio o pueblo más cercano y la forma de llegar a él. Al informar sobre el accidente, es importante especificar con claridad lugar exacto donde se encuentra la víctima y características del terreno, accesibilidad, condiciones meteorológicas en el lugar y estado del accidentado.

En cuanto a las actividades acuáticas, los consejos se centran en evitar el nado solitario o los saltos de cabeza al agua, prestar atención a las zonas de corriente en los cursos de agua, no introducirse en el agua si hay previsión de tormenta y llevar el equipo adecuado como, para determinadas circunstancias, chalecos salvavidas o trajes de neopreno.

Asimismo, se advierte de las "particularidades" que influyen en la circulación por carretera durante el período vacacional, cuando se produce el mayor número de desplazamientos o mayor predisposición a la conducción nocturna y un mayor número de trayectos en largo recorrido.

Según el comunicado, se debe prestar atención en los viajes de corta distancia que es donde se registra un mayor número de accidentes y revisar, antes de los viajes, el estado de los frenos, aceite, limpiaparabrisas, luces, neumáticos, recambios, triángulos de señalización de avería y chalecos, así como programar el viaje y evitar la conducción demasiado continuada.

También se sugiere informarse antes de las condiciones meteorológicas y el estado de las carreteras, y adoptar las precauciones elementales e imprescindibles en la conducción. "Siempre hay que tener en cuenta que el viaje no finaliza hasta que se sale del vehículo", han recalcado.

Además de estas recomedaciones se plantea además la conveniencia de llevar un botiquín en los viajes y saber utilizarlo en caso de accidente, informarse a través de la web del 112, Agencia Estatal de Meteorología, Protección Civil o la Dirección General de Tráfico y, en caso de emergencia, llamar al 112 y explicar la situación con la mayor precisión posible.