Explosiones eléctricas y transbordo entre vías, el último despropósito del tren a Valladolid

Usuarios del tren que sale de Ávila a las 6.45 de la mañana hacia Valladolid han denunciado un nuevo capítulo en las deficiencias de este convoy, en el que habitualmente viajan abulenses para ir a trabajar a la capital de la Comunidad. En la mañana de este miércoles el tren se paró a medio camino entre Ávila y Arévalo y han llegado a Valladolid pasadas las 10 tras un transbordo.

Los abulenses que cogen el tren a las 6.45 para ir a trabajar a Valladolid ya han denunciado en otras ocasiones las penosas condiciones en las que se realiza su viaje, con trenes antiguos, incómodos, con humedades y que "duermen" en Ávila para iniciar el viaje, de modo que cuando arrancan a las 6.45 están helados y "si hay suerte y funciona la calefacción" esta no surte efecto porque las puertas entre vagones no cierran bien y se vuelve a enfriar durante el trayecto (en un viaje que dura hora y media).

 

Los viajeros, que llevan años quejándose sin resultado, aseguran que tienen que ir abrigados e incluso con mantas para soportar el trayecto.

 

Usuarios de este servicio se han dirigido a Tribuna de Ávila para denunciar que "lo de hoy es la gota que ha colmado el vaso", ya que aseguran que el tren se ha quedado parado a medio camino entre Ávila y Arévalo, "en medio de la nada", sobre las 7:15 horas.

 

Sin luces, sin calefacción, y con explosiones eléctricas cada vez que se intentaba poner en marcha, los viajeros han pasado miedo y al final han tenido que realizar un transbordo entre vías a las 8.50 horas y han llegado a su destino pasadas las 10 de la mañana.

 

Los pasajeros exigen soluciones y solicitan "que cambien de una vez los trenes actuales" para poder viajar en condiciones dignas.