Expertos demandan que las autoridades sanitarias hagan "un esfuerzo" para mantener los niveles de inversión en vacunas

Brage, Farjas y Del Llano posan durante la presentación del estudio
España es líder en cobertural vacunal


MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Las autoridades sanitarias públicas tendrían que hacer "un esfuerzo" para mantener los niveles de inversión en vacunas, tal y como ha asegurado a Europa Press el director de Fundación Gaspar Casal, el doctor Juan del Llano, con motivo de la presentación del estudio 'La aportación de las vacunas al bienestar social', en el que participa.

Este trabajo, que ha sido realizado por la fundación que dirige y por el Instituto Max Weber, y que ha contado con la colaboración de Sanofi Pasteur MSD, ha servido para evidenciar que las vacunas "son la tecnología médica que tiene mejores resultados en términos de costes y de beneficios", explica.

Como ejemplo de ello, expone que por cada euro invertido, "se obtiene un retorno de entre cuatro y cinco, sólo en costes médicos directos". A ellos no suma los correspondientes a los indirectos, como "la pérdida de productividad por absentismo que conlleva padecer enfermedades prevenibles a partir de vacunas".

Por ello, y porque éstas contribuyen "a la mejora de la salud pública y a la calidad de vida de los ciudadanos", Del Llano demanda que se mantengan las coberturas vacunales, algo ante lo que "no se puede bajar la guardia". A su juicio, gastar en vacunas "es una inversión, no un gasto", ya que los réditos son "infinitamente superiores".

Sin embargo, lamenta que los recursos que van dirigidos al pago de vacunas con dinero público "son muy pequeños". Para él, habría que fortalecerlos, y es que, "están entrando nuevas vacunas para hacer frente a enfermedades que son muy incapacitantes y que tienen un impacto enorme sobre la calidad de vida".

En la misma línea se muestra el director general de Sanofi Pasteur en España, Ricardo Brage, que considera que es necesario asegurarse de que ninguna de las vacunas incluidas en el calendario "dejen de estarlo". Para él, no debería llegarse hasta este punto, ya que "todas las que están han demostrado unos magníficos parámetros en seguridad, eficacia y eficiencia".

LA INVERSIÓN EN VACUNAS REPRESENTA UN 1% DEL GASTO EN MEDICAMENTOS

El experto expone que la tendencia es que el dinero que se invierte en prevención "cada vez sea menor", a pesar de que el presupuesto del total de medicamentos que España mantiene para vacunas sea "del 1 por ciento". A su parecer, este porcentaje es "bastante bajo".

Otro aspecto por el que sostiene que se debe invertir en prevención es por la situación cambiante de la demografía nacional, ya que "cada vez la población está más envejecida". Ante ello, considera que una "estrategia inteligente" sería invertir más en programas preventivos para que cuando las personas vayan envejeciendo haya que gastar menos en tratamientos.

En cuanto a la investigación, Brage afirma que ésta está dejando de orientarse sólo hacia los niños, ya que se están estudiando vacunas para adultos de 40, 50 y 60 años. Éstas podrían ir dirigidas a "tumores, enfermedades neurodegenerativas, VIH, hepatitis C, diferentes adicciones u obesidad", y si se obtuvieses sería "fantástico" desde el punto de vista personal y de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), explica.

Precisamente para esta buena salud del sistema sanitario, la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, ha subrayado que se está trabajando "para cerrar un acuerdo marco de vacunaciones con las comunidades autónomas". A su juicio, las vacunas otorgan un beneficio "individual y social" y pueden ayudar a "erradicar enfermedades".

Además, ha destacado que España "lidera las coberturas vacunales y la protección pública". Sin embargo, reconoce que "queda mucho por hacer" en esta materia, sobre todo de cara "a los adultos y a introducir nuevos rangos de edades".

Pormenorizando en los datos ofrecidos por el estudio 'La aportación de las vacunas al bienestar social', se extrae que las vacunas "han logrado mejorar la supervivencia de la población, así como su calidad de vida". Como ejemplo, los expertos señalan que la incidencia de prevalencia y hospitalización de enfermedades como el sarampión, tos ferina, gripe "han bajado o se han extinguido prácticamente".