Expertos aseguran que es "extremadamente difícil" que el meteorito de Rusia tenga relación con el asteroide 2012 DA14

Un meteorito provoca cientos de heridos en Rusia
Expertos astrónomos y astrofísicos han asegurado que es "extremadamente difícil" que el meteorito caído en Rusia tenga relación alguna con el asteroide 2012 DA14, que pasará cerca de la Tierra en la tarde noche de este viernes, por la diferencia temporal y la distancia existente entre ambos. De esta forma, creen que, al no estar relacionados, "no tiene por qué" producirse otra caída de meteorito en otra parte del Planeta.
MADRID, 15 (EUROPA PRESS)



Ante todo, los expertos, en declaraciones a Europa Press, han pedido "prudencia y esperar a tener datos" --que podrían conocerse en horas o días-- que confirmen lo ocurrido. En este sentido, uno de los astrofísico del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Alfred Rosenberg, han manifestado que "no hay confirmación oficial de que haya ocurrido, las páginas de la NASA y la ESA no dicen absolutamente nada, y parece una casualidad que haya caído justo el mismo día en que va a pasar un asteroide cerca de la Tierra".

Respecto a una posible relación con el asteroide 2012 DA14, Rosenberg ha indicado que "es muy difícil tratar de vincular uno con otro puesto que les separan más de 12 horas de diferencia entre ambos choques y no hay conocimiento de la órbita que llevaba el meteorito ni de cómo ha entrado en la Tierra". Por otro lado, ha recordado que es cierto que existen una "enorme" cantidad de meteoritos de tamaños distintos que impactan constantemente en la Tierra.

Por su parte, uno de los astrónomos del Observatori Fabra (Barcelona) Antonio Bernal, ha reconocido que no ha visto informaciones "técnicas ni hay nada confirmado en ninguna página especializada". No obstante, ha señalado, al igual que Rosenberg, que no tiene relación con el asteroide que rozará la Tierra. "En el momento de la caída del meteorito en Rusia, el asteroide se encontraba a 400.000 kilómetros de la Tierra, y el meteorito estaba a unos diez kilómetros mas o menos, por tanto la distancia es demasiado grande para que tengan alguna relación --ha precisado--. Podría ser, pero sería rarísimo porque si estuvieran ligados la acción gravitatoria del asteroide estaría atrayendo al meteorito y a esa distancia no es posible".

Antonio Bernal ha indicado también que, "si realmente ha caído", se trata de "uno de tantos meteoritos que caen a la Tierra todos los días". "Todos los días caen toneladas en trozos muy pequeños, en este caso son más grandes pero más escasos, aunque situaciones como estas ocurren muy pocas, poquísimas", ha apuntado.

FACTORES "EXTRAÑOS"

Por otro lado, Rosenberg ha declarado ver factores "extraños" en este suceso, como el hecho de que los videos que recogen el momento de la caída del meteorito, pues, a su juicio, "las cosas ocurrían sin mayores sobresaltos y además el asteroide estaba incandescente muchas horas después de haber chocado con Tierra". "Resulta un poco extraño también, pues que un meteorito entre incandescente en la Tierra no significa que permanezca incandescente para siempre, ya que tienden rápidamente a enfriarse y a ponerse de un color como el hierro o metal".

Así, ha explicado que tras el último que cayó en Tunguska (Rusia) en 1908 "no han caído otros meteoritos provocando daños en prácticamente otras partes del Planeta y los que han caído han sido en desiertos y se han detectado por otros medios científicos, pero nadie los ha visto". Además, ha expuesto que "Internet en Rusia es algo extraño, algo particular". "No deja de tener muchos factores sospechosos que hacen dudar, aunque pueden existir las casualidades", ha apostillado.

Para Bernal las imágenes también son "un poco raras" y no les da "mucha fe", porque "las personas que van en los coches filmándolo, ven pasar el meteorito como un bólido y con una luz intensísima, pero sin girar la cámara y sin asustarse o gritar".

En cuanto al hecho de que se haya producido en Rusia, Bernal ha indicado que la caída de los meteoritos "son impredecibles, lo único que se puede predecir son los días en los que habrá lluvia de meteoritos, pero en general caen al azar y pueden aterrizar en cualquier parte de la Tierra". Sin embargo, la única explicación ante este caso, es que "el territorio de Rusia es más grande".

Por último, Rosenberg ha señalado la "pocas posibilidades de que se vuelva a repetir", pues "las probabilidades de que caiga un meteorito tan grande, del orden de diez metros de diámetro, es de una vez cada cien años o incluso más tiempo".