Existe una pérdida de visión de la Historia de España y una falta de formación

La directora del curso de verano de la UNED ‘Herramientas para el aula: apuntes didácticos para enseñar Historia’, Josefina Méndez, ha considerado hoy una desventaja que las últimas leyes de Educación hayan potenciado “demasiado” las historias autonómicas, en detrimento de la visión global o de conjunto de la Historia de España

La profesora-tutora del Centro Asociado de la UNED en Denia ha indicado que potenciar el conocimiento de la historia autonómica, de la manera en la que se ha venido haciendo, ha provocado que, “en muchos sitios”, se esté “perdiendo” la visión de la Historia de España en su conjunto lo que “perjudica el conocimiento global”.

 

La investigadora ha considerado que la Historia debería dar herramientas al alumno para “saber pensar” y “reflexionar” sobre los acontecimientos presentes y pasados y también para saber entender la política del mundo actual.

 

En este punto, ha indicado que “quizá” uno de los “fallos” que tienen “muchos políticos” es que desconocen la Historia y “aunque se dice que la historia es cíclica, si no lo es, al menos, tienen que aprender de los errores y los aciertos del pasado”.

 

En su opinión, ha afirmado que si no conoce la Historia, a la persona “se la desposee de un mecanismo de pensamiento muy interesante” que, además, es “fundamental” en la formación integral y a la hora de adquirir competencias.

 

También Josefina Méndez se ha referido al momento que vive la Historia como asignatura en las aulas, un aspecto sobre el que ha opinado que los alumnos de Secundaria, en general, están “tremendamente desmotivados” a la hora de aprender, pero que la Historia está considerada, además, como una asignatura “menor”, al pensar que “no sirve para nada”.

 

Según la profesora, estamos en una época en la que “no se valora el humanismo”, sino la “aplicación” de los estudios, la enseñanza de cosas que permitan conseguir un trabajo.

 

Igualmente, la Administración Pública ha dejado “pocas salidas” a la Historia, por lo que los docentes han de buscar “trucos” y emplear herramientas que hagan más atractiva esta asignatura, como el análisis de películas, hacer participar a los alumnos en la reconstrucción de hechos históricos o llamar la atención sobre detalles de momentos de la Historia plasmados en cuadros, por ejemplo.

 

Las nuevas tecnologías, en este sentido, han ayudado “muchísimo” en el aprendizaje de la Historia, dejando a un lado el hecho de que internet también ha hecho “daño” porque “facilita el cortar y pegar” y quita imaginación al alumno, entre otras desventajas.

 

En este punto, Josefina Méndez ha resaltado la figura del docente, sobre todo del de Secundaria, porque, a su parecer, “está haciendo una labor extraordinaria” en uno de los momentos “más complicados” del desarrollo de la persona, pero también por las “dificultades” que se plantean en Educación en la actualidad.