Excalibur sigue vivo y en casa

Desde primera hora se estudia cómo se sacará al perro de la casa

Excalibur, el perro de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada con el virus del ébola, sigue con vida a las 15.30 horas y continúa dentro de su vivienda, han informado fuentes próximas al caso.

A pesar de que se preveía que durante esta mañana el perro fuera trasladado para ser sacrificado, con el fin de evitar riesgos de contagio,el animal continúa en su casa, donde su dueño y marido de la paciente infectada, Javier Limón, le dejó comida y agua antes de ser ingresado en el Hospital Carlos III de Madrid, donde está en observación.

 

En el lugar se encuentran los bomberos del Ayuntamiento de Alcorcón, que son los encargados de la coordinación del operativo, y un oficial de Bomberos de la Comunidad de Madrid, que está llevando a cabo labores de asesoramiento. También en el bloque se encuentran agentes de la policía local.

 

Asimismo, en el exterior, donde continúan concentradas personas que quieren evitar el sacrificio del animal, hay agentes locales y de la Policía Nacional, que han acordonado la zona. De hecho, el portal donde vive la pareja está acordonado y sólo se deja pasar a los residentes.

 

ORDEN JUDICIAL

 

Esta mañana el Tribunal Superior de Justicia de Madrid informaba de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Madrid había autorizado a la Consejería de Sanidad a entrar en la vivienda de la enfermera contagiada para que se procediera a coger al perro del matrimonio para su sacrificio.

 

El permiso judicial se produce después de que ayer el marido de la auxiliar sanitaria se negara a permitir que se entrara en su vivienda, dado que su mascota es uno más de la familia. Ayer mismo, cedió temporalmente la custodia de Excalibur a una protectora animal.

 

La Consejería de Sanidad decreto ayer mediante una orden judicial el sacrificio del perro para evitar así posible riesgo de contagio. En un comunicado, explicaba que ha optado por esa fórmula ante la negativa del marido de la infectada, que se oponía a practicar la eutanasia al animal.

 

Por ello, se ha emitido una resolución ratificada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 2 de Madrid. Dicho pronunciamiento judicial habilita a que se proceda al sacrificio del animal mediante las medidas adecuadas "para evitar su sufrimiento, utilizando las medidas de bioseguridad y biocontención adecuadas a este riesgo.

 

LOS PROFESIONALES DE LA UCM, A PUNTO DE ENTRAR

 

Los profesionales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) están "a punto" de entrar en la vivienda de Teresa Romero, la enfermera contagiada de ébola, para llevarse a su perro, Excalibur, al que sacrificarán para evitar riesgos de contagio del virus, han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

 

Los Bomberos del Ayuntamiento de Alcorcón, que son los que están llevando la coordinación del operativo, son los que van a abrir la puerta de la vivienda, cerrada a cal y canto desde que el marido de la enfermera, Javier Limón, dejara la casa para ingresar en el Hospital Carlos III de Madrid, donde se encuentra en observación.

 

Una vez abierta la puerta, serán profesionales de la Facultad de Medicina los que recojan al perro para trasladarlo y sacrificarlo. La Consejería de Sanidad justificaba esta decisión ayer en que el perro estaba en la vivienda en "estrecho y permanente" contacto con la paciente afectada por el virus y, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, "supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre".

 

Esta mañana el Tribunal Superior de Justicia de Madrid informaba de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Madrid había autorizado a la Consejería de Sanidad a entrar en la vivienda de la enfermera contagiada para que se procediera a coger al perro del matrimonio para su sacrificio.

 

El permiso judicial se produce después de que ayer el marido de la auxiliar sanitaria se negara a permitir que se entrara en su vivienda, dado que su mascota es uno más de la familia. Ayer mismo, cedió temporalmente la custodia de Excalibur a una protectora animal. 

Noticias relacionadas