Exalto cargo de Educación del Principado niega trato de favor a empresas, cuyos responsables están imputados

María Jesús Otero
La exdirectora general de Planificación Educativa del Principado de Asturias, María Jesús Otero, en libertad bajo fianza e imputada en el caso 'Marea', ha negado este martes que desde la Consejería de Educación se favoreciese a las empresas cuyos responsables están también imputadas: Igrafo y Almacenes Pumarín.
OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)



"No hubo trato de favor a estas empresas", ha afirmado. Tal y como realizó previamente el también otro de los imputados, el exconsejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, Otero se ha negado a responder las preguntas de los grupos parlamentarios.

Otero ha comparecido este martes en la comisión de investigación del caso 'Marea' de la Junta General del Principado de A, la presunta trama de corrupción en la contratación pública que afectó a la anterior etapa de gobierno socialista en Asturias. La exdirigente regional está imputada por cohecho y malversación de caudales públicos,

Así, se ha limitado a leer una declaración en la comisión, donde ha estado acompañado de su abogado. Según ha dicho Otero, "todos los expedientes se realizaron según la normativa vigente, con la supervisión y firma de quien correspondía", ha indicado, recordando que ella no tenía competencia para firmar contratos menores.

Ha aclarado que no hubo ninguna instrucción suya para comprar a Igrafo o Almacenes Pumarín. Lo que ocurría, ha explicado, era que eran "los mayores proveedores" del Principado. "Tenían comerciales que visitaban los centros", ha señalado. Según Otero, estas compañías tenían una posición "prevalente" en el mercado de proveedores, no sólo de las consejerías asturianas, sino también de otras administraciones públicas.

A pesar de que Otero se ha acogido a su derecho para no declarar, Prendes (UPyD) le ha formulado una batería de preguntas. IU ha entregado las suyas. Y Foro, PP y PSOE no han realizado ninguna.

CAÍDA

Posteriormente, Prendes dio por finalizada la comparecencia, y Otero se retiró de una forma mucho menos accidentada de lo que comenzó. El principio de su declaración estuvo marcado por un percance que terminó con una caída de la exdirectora general.

Prendes le estaba informando de sus derechos. Y su discurso se interrumpió con un "Uy, perdón", alarmado. Otero se había resbalado de la silla, con ruedas, y se había caído al suelo. No fue nada grave y pronto se incorporó sin problemas. "Lo siento mucho, siento mucho el percance", le dijo Prendes. Los servicios de la Junta General del Principado procedieron tras la comparecencia a cambiar la silla en cuestión por otra sin ruedas.