ETA.- Absuelto por falta de pruebas el etarra 'Fiti' del intento de asesinato de Rodríguez Galindo en 1990

El tribunal considera insuficientes las declaraciones policiales que realizaron dos etarras condenados por este atentado
El tribunal considera insuficientes las declaraciones policiales que realizaron dos etarras condenados por este atentado

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Nacional ha absuelto por falta de pruebas al exdirigente etarra Joseba Arregui Erostarbe, 'Fiti', del intento de asesinato del entonces teniente coronel de la Guardia Civil Enrique Rodríguez Galindo, al que la banda envió un paquete-bomba al cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián, que no llegó a explotar.

En una sentencia dictada este miércoles, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal concluye que, a pesar del testimonio que dos etarras realizaron tras ser detenidos incriminando a 'Fiti' en el atentado, "no resulta probada" su participación en estos hechos, por los que la Fiscalía solicitaba 15 años de cárcel por un delito de atentado terrorista en grado de tentativa.

Las pruebas contra 'Fiti' consistían en las declaraciones policiales que hicieron en 1991 y 1992 los etarras del 'comando Mendi' Pedro María Solana Arredondo y Juan Ignacio Delgado Goñi, que fueron condenados en 1994 a 17 años y cuatro meses de cárcel por esta acción criminal.

ENVÍO DESDE MADRID

Solana Arredondo reconoció que había sido captado por Aguirre Erostarbe y que, tras enseñarle cómo funcionaban los mandos a distancia, le entregó dos paquetes-bomba para que se trasladara a Madrid y los enviara desde allí. Uno, que iría vacío, fue enviado a una librería y el otro, a través de una agencia de transportes, al cuartel de la Guardia Civil en la capital donostiarra.

En el juicio, que se celebró el pasado 9 de octubre, indicó que realizó esas declaraciones "bajo torturas" y que 'Fiti' no le captó para la banda terrorista ni le entregó el paquete dirigido a Galindo, aunque le conocía "del pueblo" y solía "visitarle en Bayona".

Por su parte, Delgado Goñi admitió su participación en estos hechos y señaló que fue Solana Arredondo quien envió al paquete, sin tener constancia de que el encargo lo hubiera realizado el acusado, a quien no conocía no había visto "nunca".

"AMBIGÜEDAD" DE LOS TESTIGOS

El tribunal considera que estas dos declaraciones, que no fueron ratificadas en sede judicial ni durante la vista oral, no son suficientes para sustentar la condena del exdirigente etarra, al presentar "alguna ambigüedad en las indicaciones subjetivas y no resulta corroborada en autos por datos ciertos".

"La Sala carece de todo elemento objetivable como sustento probatorio bastante a la certidumbre de la coautoría del acusado en los hechos objeto de autos que permita un pronunciamiento condenatorio", señalan los magistrados antes de destacar la necesidad de "dar prevalencia absoluta a la duda favorable al acusado".

El paquete enviado a Rodríguez Galindo contenía un libro hueco en cuyo interior se había colocado un artefacto explosivo compuesto por un dispositivo de iniciación, un kilogramo de sustancia explosiva y un detonador eléctrico con cordón detonante.