ETA afirma estar dispuesta a ir más lejos de un alto el fuego pero con condiciones

La organización terrorista ETA afirmó ayer tener “disposición para un alto el fuego permanente y verificable, y también para ir más lejos” si hay “condiciones para ello”. En una entrevista, que adelantó la edición digital de Gara, dos representantes de la banda señalaron que la solución al conflicto debe llegar a través del diálogo y que corresponden a los agentes políticos y sociales vascos “fijar los objetivos del diálogo, el método, la constitución de la mesa de diálogo, las reglas de juego y la temática”.
AGENCIAS

La entrevista, según aclaró Gara, fue realizada antes de la presentación en Gernika (Vizcaya) de un documento en que Batasuna, Aralar, EA, Alternatiba y Abertzaleen Batasuna reclamasen a ETA “un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada”. ETA dijo que para que “el proceso sea viable” es necesario que “todos los agentes puedan actuar en igualdad de condiciones, que se establezcan los derechos civiles y políticos”, en alusión a la ilegalización de las formaciones de la izquierda abertzale.

Cuestionados sobre si el cese de los atentados tiene fecha de finalización, los etarras se preguntaron, señaló Gara, si hay alguien que quiera que haya tal fecha. “Nosotros, no”, dijeron y recalcaron que “ETA quiere avanzar en el camino de la resolución, cada vez con mayor profundidad, hasta que en Euskal Herria alumbre una verdadera situación democrática”.

Esta entrevista se conoció horas después de que la izquierda abertzale, EA, Aralar, Alternativa y Abertzaleen Batasuna firmaran ayer un acuerdo en el que pidieron a ETA que declare “un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional”, que se entenderá como “expresión de voluntad para un definitivo abandono” de la actividad armada de la banda. El texto, denominado Acuerdo para un escenario de paz y soluciones democráticas, se presentó en el teatro Liceo de Gernika en un acto con presencia de los representantes de una treintena de organizaciones sociales, sindicales y políticas.