Estudiante no te rindas ahora, el texto motivacional que triunfa en Facebook

Selectividad, exámenes de instituto o de la carrera... los estudiantes afrontan una temporada complicada pero uno de ellos ha conseguido redactar un texto motivacional que corre como la pólvora y los está cargando las pilas. 

Perder la motivación después de toda una trayectoria de duro trabajo, sacrificio o estudio y, especialmente, cuando el final está tan cerca pero a la vez tan lejos, es el pan de cada día de millones de estudiantes de todo el mundo.

 

El hecho de dedicar gran parte de nuestro día a día a prepararnos para enfrentar una oposición, un examen de fin de carrera, de acceso a la universidad o de fin de proyecto, hacen que acciones tan cotidianas como salir a dar un paseo, charlar con los amigos o disfrutar con la familia se conviertan en preciados bienes de lujo; mientras que la motivación va mermando poco a poco, cada día, y el mal humor, la angustia, el estrés se apoderan de nosotros.

 

Esto es, en esencia, lo que el autor detrás de la página de Facebook 'Dinamita en los ojos' quiso transmitir con uno de los textos motivacionales que mayor éxito están teniendo estos días en Facebook desde que se compartiera en la red social el pasado viernes.

 

Sé que llevas más de media vida entre libros y apuntes, que a veces pierdes la motivación, y que el camino es difícil y terriblemente largo. Pero, por favor, no cedas. No te rindas en todas esas ocasiones en que tendrás que rechazar un plan por estudiar. Tampoco lo hagas cuando el sol entre por tu ventana, invitándote a salir a ti por la puerta. Sé que será duro escuchar el silencio de una casa en la que todos duermen mientras tú das el penúltimo repaso.

 

Conozco de sobra esa sensación de derrota cuando le entregas todo tu tiempo, tu ilusión, tus nervios y tu capacidad a un examen que, finalmente, no sale como esperabas. Y que añoras tu tiempo libre, tus amigos, tu siesta, y que tu familia ha desarrollado el increíble poder de soportar tu carácter en exámenes. Pero, ahora, no puedes rendirte.
Muchos se han quedado por el camino y te planteas un millón de veces si tu decisión ha sido correcta, si el sacrificio merece la pena, o si sería mejor haber elegido cualquier otra opción más fácil. No te rindas, porque TÚ eres lo que este mundo necesita, porque tu capacidad de sacrificio te dará a ti un futuro mejor y a todos una sociedad mejor. Porque por mucho que a veces dudes, si llevas más de media vida formándote para esto, es porque realmente te gusta.

 

No importa cuantas veces lo aborrezcas y reniegues de tus decisiones, estoy segura de que cada una de ellas han hecho de ti una mejor persona. No te rindas, porque sé que en mitad de esa soledad de las noches en vela y los cafés cargados, sonará el teléfono y encontrarás una voz amiga que conseguirá animarte. Tú también llorarás con una nota de examen y tratarás de buscar las palabras para que los demás entiendan que para ti no es sólo un número, que detrás de esa calificación está tu esfuerzo y, sobretodo, tus sueños. Y podrás llorar un día, pero al día siguiente tienes que levantarte de nuevo y comerte el mundo. Un mundo que te pertenece. No cedas. Porque a la sombra de este proyecto está tu familia, que se siente orgullosa de ti y hace suyos tus triunfos. Porque ese futuro que tanto ansías llegará, más tarde o más temprano, pero llegará.

 

Y mientras llega, disfruta de los descansos en la biblioteca, del deporte, del ratito en el sofá, de los detalles de tus padres para hacerte la rutina más sencilla, de los repasos con tus compañeros, de las risas entre amigos, del chocolate y del té, de una vela nueva en tu escritorio, de sentirte identificado con otras personas, de un abrazo de ánimo y de todos esos colegas que conocerás por el camino y que nutrirán tu experiencia a través de la suya.
No te rindas. Porque vas a conseguirlo, porque aunque no lo creas, ya lo estás consiguiendo.

 

Un escrito que ha ido contagiándose de usuario en usuario que, o bien se ha sentido identificado con lo descrito, o bien ha querido enviarlo a un amigo, un conocido o familiar que está pasando por un momento de estudio intenso con el fin de motivarlo y darle fuerzas.