Este martes se conocerá si el paciente ingresado en Valladolid tiene ébola

El consejero Sáez Aguado junto al doctor Pablo Bachiller. JUAN POSTIGO

Sus análisis, extraídos en el Hospital Río Hortega, ya se encuentran en el Centro Nacional de Microbiología y es cuestión de horas que se confirme un caso que, según el consejero Sáez Aguado, "no parece de ébola".

Mejor prevenir que curar. Con semejante expresión podría resumirse la comparecencia del consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, junto al miembro del comité asesor sobre el ébola, Pablo Bachiller, para explicar el caso del cooperante que este domingo dio síntomas de poder tener dicha enfermedad. Este mismo martes, toda vez que las muestras ya se encuentran en el Centro Nacional de Microbiología de Madrid, se conocerán los primeros resultados y si este misionero llegado de Sierra Leona el 11 de diciembre tiene realmente el tan mencionado ébola, si bien desde la Junta se ha querido mandar un mensaje de tranquilidad en todo momento.

 

"Los protocolos han funcionado bien para el caso, e inmediatamente se trasladó al paciente desde Olmedo hasta la zona habilitada para ello en el Hospital Río Hortega", explicó Sáez Aguado. "Esta persona, dentro de lo establecido para aquellas personas que vienen de países con riesgos de ébola, presentó 37'7 grados de fiebre este domingo por la noche, pero se tomó un paracetamol y enseguida se le pasó". En todo caso, se decidió que lo mejor era no correr riesgos y seguir los pasos establecidos para este misionero de cuarenta años, de la orden de los agustinos recoletos.

 

El paciente, del que en todo momento se quiso destacar que "se encuentra en perfectas condiciones", ya está a la espera de los resultados. Los pasos a seguir son claros. Este martes se sabrá el primer resultado. De dar negativo, habrá que esperar 72 horas para realizar otra prueba de confirmación, para evitar el mínimo riesgo.

 

"Él, que ante todo ha pedido discrección para su identidad, se encuentra tranquilo. Estable y asintomático químicamente hablando y muy sereno anímicamente", ha confirmado Pablo Bachiller, miembro del comité asesor sobre el ébola en el Río Hortega de Valladolid.

 

Pero no es la única persona que se encuentra aislada. Los dos padres del cooperante, consideradas de alto riesgo al haber tenido contacto directo después de que el paciente presentara los síntomas, también se encuentran en la misma situación, si bien se trata de dos tipos diferentes de aislamiento al no contar con fiebre u otros síntomas.

 

"Cabe recordar que han sido muchas las personas en España que se han encontrado en esta situación, que han tenido que apsar este protocolo de ébola simplemente por asegurar, pero solo Teresa Romero se confirmó en su día", incidió el consejero de Sanidad para recalcar que es muy probable que simplemente se trate de un susto. "Es solo una opinión personal, no basada en nada, pero yo creo que no tenemos un caso de ébola", sentenció, antes de desvelar que además se trata de una persona con "un historial médico con otras enfermedades infecciosas", en su haber.

 

Para más concrección, el paciente se encuentra en el nivel 0 de la cuarta planta del Hospital vallisoletano, especialmente habilitado desde que surgieran los primeros visos de ébola en España y que "ha ido mejorando con las experiencias vistas a lo largo de los últimos meses en el país", esgrimió Bachiller. Este martes la Consejería dará los resultados, para bien o para mal.

Noticias relacionadas