Estados Unidos tampoco se 'despeina' ante México

A medio gas, defendiendo bien atrás para provocar demasiados errores en México, y corriendo arriba para abrir espacios, tuvieron suficiente.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ESTADOS UNIDOS: Irving (4), Curry (20), Harden (12), Faried (8), Davis (4) --cinco inicial--; Thompson (15), Rose (-), Gay (10), Derozan (-), Plumlee (-), Cousins (11), Drummond (2).

  

MÉXICO: J.Gutiérrez (7), Cruz (6), Ramos (4), Hernández (-), Ayón (25) --cinco inicial--; Stoll (5), Martínez (7), I.Gutiérrez (-), Meza (2), Méndez (5), Zamora (2), Parada (-).

  

PARCIALES: 23-13, 19-14, 24-11 y 20-25.

  

ÁRBITROS: Viator (FRA), Latisevs (LET) y Julio (ANG). Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Palau Sant Jordi, Barcelona, 14.200 espectadores.

La selección de Estados Unidos ha arrollado este sábado a México (86-63) en el primero de los octavos de final de esta Copa del Mundo, en un partido en que no dio tregua alguna a sus vecinos y no paró de pasar el rodillo hasta prácticamente el final, con un Stephen Curry (20 puntos) que avasalló desde el triple y apagó la gran actuación de un enorme Gustavo Ayón que fue el único superviviente mexicano.

  

No hubo más color en el duelo americano que el que puso el 'Team USA'. A medio gas, defendiendo bien atrás para provocar demasiados errores en México, y corriendo arriba para abrir espacios, tuvieron suficiente. Además, si tienes a un Curry capaz de meter un 6/9 en triples en el momento caliente del partido, está todo visto para sentencia.

  

Sin duda, demasiado Curry para un combinado mexicano sin 'chili' suficiente, pues pese al partidazo que se marcó Gustavo Ayón, nadie le siguió la comba en su equipo. El pívot de los Atlanta Hawks anotó 25 puntos y cogió 8 rebotes para un 21 de valoración, buenas marcas pero insuficientes para meter a los suyos en el partido.

  

Y es que el primer cuarto ya finalizó 23-13 para el equipo estadounidense. Los de 'Coach K', poco a poco, siempre muy cómodos, fueron apuntalando a México a base de triples, de coger más rebotes, de ser más duros de cara al aro. Y eso sin zafarse demasiado, y es que no hubo acierto en México como para inquietar a un 'Team USA' que ha empezado de la mejor manera su andadura en Barcelona, camino de Madrid.

  

Además de Curry, que hizo su trabajo para después gozar de descanso, hasta el final que volvió a lucirse además como asistente, destacaron Thompson, Harden o Cousins. Este último, saliendo desde el banquillo, no se tomó el partido como estaba, ya sentenciado, sino como si se jugara la medalla de oro. Intensivo en defensivo, colocando sombreros, y arriba, con mates espectaculares, se ganó a pulso tener más minutos en los partidos que llegarán.

  

La máxima diferencia, aplastante con un +37 para Estados Unidos en el último cuarto, reflejó lo sucedido. Se llegó a ella gracias a un arranque eléctrico de los de Mike Krzyzewski, con triples de Thompson y Gay por duplicado, cogiendo el relevo de Curry, para poner el 75-38. A partir de aquí sí hubo una cierta relajación, ganada y merecida, y México tiró de orgullo para maquillar el resultado. Un 86-63 que no les salva de haber sido arrasados y les hace decir adiós. Por contra, USA espera a Eslovenia o República Dominicana.