Especial incidencia de la crisis y los recortes sociales en la mujer

El área de la mujer de IU entiende que las reformas impulsadas desde el PP van a conducir a una feminización de la pobreza
Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, la secretaría de la Mujer e Igualdad de Izquierda Unida de Ávila manifiesta su más profundo rechazo a la situación actual, una situación de crisis económica que está generando un profundo desequilibrio entre clases sociales, que se ceba especialmente entre las mujeres y los jóvenes, incrementado por el recorte de las conquistas sociales. A mayores la decisión de no continuar financiando la Ley de la Dependencia, uno de los escasos resortes laborares aunque de enfoque sexista que relegaba a la mujer a las tareas del cuidado, conducirá a un regreso a los roles patriarcales.

Para Izquierda Unida en lugar de tomar las medidas para que se den las condiciones efectivas para la integración total de las mujeres en el mercado laboral con plenos derechos, tanto salariales como profesionales, el Partido Popular vuelve a la carga con reformas laborales y con anuncios de reformas que aumentarán el desempleo y la feminización de la pobreza, incrementada por la reforma de un sistema de pensiones que traerá consigo un mayor número de mujeres en la absoluta pobreza.

La conciliación entre la vida laboral y familiar, igualmente, sigue siendo una expectativa. Los hombres siguen sin compartir equitativamente las cargas familiares y las tareas domésticas. Por encima de la necesidad de que las leyes cambien, también debe hacerlo la conciencia social.

Mañana, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es la fecha propicia para empezar a revertir todas estas situaciones, para que las administraciones publicas muestren la voluntad de poner bases reales para que la igualdad de las mujeres sea un hecho, impulsando una serie de medidas destinas a la transformación real de una ciudad donde las mujeres seamos ciudadanas de plenos derechos.

Desde la secretaria de la Mujer e Igualdad de Izquierda Unidad denunciamos que Ávila es un ejemplo palpable de que las mujeres somos, una vez más, las mayores damnificadas de una crisis que no hemos provocado. Dado que en Ávila desde hace años no se crea empleo, nos encontramos con una tendencia mayor a desplazar a las mujeres hacia el trabajo en el hogar no elegido libremente y en su caso a contratos temporales y precarios con los que los derechos futuros de las mujeres siempre serán menores .