Espantada de Terciado que no acude a la votación de las cuentas conflictivas de Cecale gestadas en su mandato

Confaes explica que el tiempo les ha dado la razón cuando en 2011 ya solicitaron un plan de viabilidad y una auditoría de gestión como únicas garantías para asegurar el futuro de la patronal.

Jesús Terciado, el que fuera presidente de Cecale, ha protagonizado hoy una sonora espantada y no se ha presentado a la asamblea de la patronal donde se han votado las conflictivas cuentas gestadas durante su mandato. Por su parte, el actual presidente, Santiago Aparicio, finalmente no ha cumplido su amenaza de dimisión y ha sacado adelante su plan de viabilidad y los presupuestos de 2012 y 2013, condición que impuso cuando accedió al cargo.

 

No obstante, algunas organizaciones como la Confederación de Organización de Empresarios Salmantinos (Confaes) han votado en contra de las cuentas ya que como ha explicado su presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, “primero se debería haber ejecutado el plan de viabilidad y la auditoría de gestión, prometida por el presidente, y más tarde la aprobación de las cuentas en un orden lógico de actuación”.

 

Además, Mesonero afirma haber acudido a la asamblea general de Cecale “haciendo un ejercicio de responsabilidad” y argumenta que el tiempo les ha dado la razón cuando ya en 2011 “pedimos ese plan de viabilidad y una auditoría de gestión para garantizar el futuro de la organización”.

 

Tras una larga asamblea, el actual presidente de Cecale, Santiago Aparicio, ha comparecido ante los medios de comunicación para transmitir un mensaje de “optimismo”. Ha explicado que la patronal saldrá de la insolvencia económica el próximo año gracias a un plan en el que las organizaciones territoriales aportaran una cuota extraordinaria para saldar 1,3 millones de euros de déficit que arrastra  la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale).

 

De esta forma, cada provincia aportará una cantidad determinada, según su cuota de participación, que oscila entre los 107.021 euros de Soria y los 273.491 euros de Valladolid. Salamanca, por su parte, deberá desembolsar 178.668 euros. Asimismo, se ha aprobado que a partir del próximo 2014 la cuota para todas las organizaciones empresariales provinciales será ligeramente superior a los 100.000 euros.

 

Aparicio ha entonado el mea culpa al reconocer que Cecale he tenido “dejación de funciones” en muchos momentos, pero dice que el trabajo se debe centrar ahora en la “defensa de los empresarios de Castilla y León” y recuperar “la senda de la normalidad y el entendimiento”, además de ayudar a que “las heridas cicatricen”.

 

Santiago Aparicio ha explicado el motivo del retraso sufrido en la auditoria de gestión encargada a la consultora KPMG, que también ha sido motivo de discrepancia entre las diferentes organizaciones, Aparicio ha justificado que no se haya llevado a esta Asamblea en el hecho de que no está acabada.

 

En este sentido, ha explicado que la consultora había aprobado un presupuesto que incluía un determinado alcance de cuestiones a auditar, pero ha agotado el presupuesto y quería cobrar las horas a precio de mercado, lo que suponía para la patronal pagar 20.000 euros más del precio presupuestado.

 

Por ello, ha adelantado que se le pedirá que complete todo lo que reflejó en el presupuesto y cumpla su compromiso. Además, otros temas que algunas organizaciones provinciales quieren incluir en la auditoría serán objeto de un nuevo presupuesto sobre el que decidirá la Junta Directiva.

 

Aparicio ha afirmado que ha sido "imposible" llevar la auditoría a la Asamblea y se ha comprometido a dar a conocer su resultado en cuanto esté ultimada y "lo antes posible".