España perdona la vendetta a Italia

Un penalti de Ramos en el 81 impide a España lograr tres puntos merecidos ante Italia tras más de una hora de buen fútbol.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ITALIA: Buffon; Barzagli, Bonucci, Romangnoli, Florenzi; De Rossi, Montolivo (Bonaventura, min.30), Parolo (Belotti, min.76), De Sciglio; Eder y Pellé (Inmobile, min.60).

 

ESPAÑA: De Gea; Carvajal, Ramos, Piqué, Jordi Alba (Nacho, min.21); Busquets, Koke, Iniesta; Vitolo (Thiago, min.84), Silva y Diego Costa (Morata, min.67).

 

GOLES:

 

0 - 1, min.55, Vitolo.

1 - 1, min.82, De Rossi, de penalti.

 

ÁRBITRO: Felix Brych (ALE). Amonestó a Busquets (min.28), Vitolo (min.44), Diego Costa (min.45), Sergio Ramos (min.76) y Piqué (min.85) en España; y a Parolo (min.50), Bonaventura (min.62) y Bonucci (min.87) en Italia.

 

ESTADIO: Juventus Stadium.

La selección española de fútbol empató este 6 de octubre en su visita a Italia (1-1) con motivo de la segunda jornada de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 después de ofrecer una gran imagen en Turín, sólo empañada por un penalti a favor de los locales que transformó De Rossi cuando apenas restaban ocho minutos para el final del partido.

 

España mereció la victoria, no sólo por su propuesta, sino también por sus argumentos. Fue mejor, expuso más que Italia, tuvo más posesión (24% vs 76%) y demostró mucho más que los hombres de Giampiero Ventura. Sin embargo, un penalti en el tramo final echó por tierra la 'vendetta' española tras la eliminación en la última Eurocopa.

 

El equipo de Julen Lopetegui dejó claras sus intenciones desde los primeros minutos. El técnico vasco le dio la batuta a Iniesta y Silva, que jugaron a sus anchas durante todo el encuentro. Al comienzo brindaron con momentos brillantes que permitieron recuperar los mejores calificativos para la campeona del mundo en 2010.

 

El manchego y el canario, en una sociedad infinita, advirtieron a Italia antes de que se cumpliese el primer cuarto de hora, pero con la rémora histórica de esta España con tan buen gusto y buen paladar: mucho toque y dominio, pero pocos disparos desde fuera del área. 'La Roja' no hincó el diente, pero sí le enseñó el colmillo a la 'azzurra'.

 

Sólo Piqué en un doble cabezazo llegó más veces a la portería de Buffon que toda la selección italiana a la de De Gea. El central del Barça, que juega "mejor" si está "más calladito", pudo haber ajusticiado a una Italia que no dio sensación de peligro, aunque ése suele ser su principal arma. Cuanto más muerta parece, más consideración hay que tenerla.

 

Diego Costa, con buenos desmarques, tuvo la última oportunidad del primer acto en una jugada que terminó siendo invalidada por un fuera de juego inexistente. En la segunda parte, con alguna revolución menos, España quiso mantener su apuesta en base al balón. Le resultó más difícil a los de Lopetegui, cuyo esfuerzo físico también comenzó a pasar factura.

 

ERROR DE BUFFON Y GOL DE VITOLO

 

A los 55 minutos, y pese a estar alejado de su mejor versión en el choque, la selección española se encontró con el 0-1 gracias a un clamoroso error de Gianluigi Buffon, que no pudo despejar un balón que llegaba a sus pies. Ahí, Vitolo aprovechó el regalo y adelantó a España con toda la segunda mitad por delante.

 

La selección se contentó, desaprovechó un mano a mano en botas de Vitolo y dejó creer a una Italia que estaba muerta. Sin embargo, los tetracampeones del mundo tardaron muy poco en recuperar sus constantes vitales. La entrada del veterano Inmobile despertó a los italianos hasta que en el minuto 81 Sergio Ramos cayó en la trampa y provocó la caída de Éder en el corazón del área.

 

De Rossi, que alcanzó el centenar de internacionalidades con Italia, batió a De Gea y estableció el 1-1 final que incluso pudo haber sido peor para España antes del pitido definitivo. Un punto que deja mejor sabor de boca a los italianos que a la selección nacional y que demuestra un cambio de rumbo de los de Lopetegui, zarandeados hace sólo unos meses en la Eurocopa de Francia.