España es el quinto país que más deberes pone a sus niños y eso ¿es bueno o malo?

¿Tienen los niños demasiados deberes? ¿Cuánto tiempo deben dedicar los niños a los deberes? 

Las tareas escolares son una prolongación de la jornada escolar y resta a los niños tiempo de ocio pero también ayudan a fijar los conocimientos explicados y adquiridos en el aula. Pero, ¿cuánto tiempo deben dedicar los niños a los deberes? En España, los niños dedican 1,6 horas semanales más que la media de los países de la OCDE, según los datos del Informe PISA 2012.

 

Y es que según confirma la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en España los niños dedican una media de 6,5 horas a la semana a hacer deberes, mientras que la media del resto de naciones se sitúa en 4,9 horas.

 

Como resultado España es el quinto país que pone más deberes a los niños en el ranking de la OCDE en el quinto puesto entre los países que más deberes ponen a los niños de una lista de 38 naciones según los datos del informe PISA. Sólo en Polonia con 6,6 horas semanales, Irlanda con 7,3 horas, Italia con 8,7 y Rusia con 9,7 están por delante de España.

 

Llama la atención que dos de los países con mejores resultados en las pruebas PISA, como son Finlandia (2,8) y Corea del Sur (2,9), sean los que dedican menos horas a hace deberes.

 

RAZONES PARA REDUCIR LAS HORAS DE DEBERES

 

La OCDE ha detectado que entre 2003 y 2012 ha bajado el número de horas semanales de deberes en casi todos los países, incluido España el volumen de horas de deberes se ha reducido de 7,4 a 6,5 horas a la semana. La OCDE sostiene que, cuando se hacen más de cuatro horas a la semana, el tiempo de trabajo adicional no produce necesariamente mejores resultados.

 

Entonces, ¿cuál es la utilidad de los deberes y por qué debemos reducirlos? Expertos  de la OCDE señalan que "los deberes son una carga para los alumnos con desventajas socieconómicas", "refuerzan la disparidad socioeconómica en los logros de los estudiantes" y "aumentan la franja entre los ricos y los pobres".

 

El estudio sostiene que los alumnos con menos recursos se encuentran con más dificultades a la hora de encontrar un lugar tranquilo o no tienen tiempo para hacerlos porque deben atender a otras responsabilidades familiares. Esto abre una brecha ante los deberes que crea desigualdad, ya que los alumnos que tienen la ayuda de sus padres en casa para hacer los deberes cuentan con una ventaja frente a los alumnos a los que sus padres no les pueden ayudar o no saben cómo hacerlo.

 

El estudio ha señalado también que los alumnos españoles con menos recursos dedican menos horas a los deberes, concretamente 5,6 horas, frente a las 7,4 horas a la semana que emplean los alumnos que pertenecen a un nivel socioeconómico alto. 

 

En esta misma línea, la investigación señala, los alumnos de los centros privados hacen más deberes, 7,2 horas a la semana frente a los de los públicos que emplean una media de 6,2 horas a la semana. Esta diferencia también se aprecia entre zonas rurales y urbanas, ya que los niños de las grandes ciudades emplean unas 6,6 horas frente a las 6,3 horas de los de las zonas rurales.