España entra en recesión económica por segunda vez durante la crisis

Ya lo hizo en el cuarto trimestre de 2008, tras acumular dos trimestres de retroceso, y no salió de ella hasta el primer trimestre de 2010

España ha entrado oficialmente en recesión económica tras registrar en el primer trimestre del año una caída trimestral del PIB del 0,3%, igual que la experimentada en la última parte de 2011, según los datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con la contracción del primer trimestre, motivada por el estancamiento del consumo y el retroceso de la inversión, se produce lo que se denomina recesión técnica, para la que se requieren al menos dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.

Esta es la segunda vez durante la crisis en la que España entra en recesión. Ya lo hizo en el cuarto trimestre de 2008, tras acumular dos trimestres de retroceso, y no salió de ella hasta el primer trimestre de 2010, cuando el PIB trimestral avanzó un 0,2%. Dos años después, la economía española vuelve a estar en recesión.

En términos interanuales, la economía española se contrajo un 0,4% en el primer trimestre del año tras siete trimestres consecutivos en positivo. El INE ha explicado que el retroceso interanual del PIB entre enero y marzo se ha debido a una aportación más negativa de la demanda nacional, que se ha visto compensada parcialmente por una contribución positiva de la demanda exterior.

Según el organismo estadístico, la contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional fue tres décimas más negativa en el primer trimestre de este año que en el cuarto trimestre de 2011, situándose en -3,2 puntos, mientras que la demanda externa redujo un punto su aportación al PIB trimestral, desde 3,2 a 2,8 puntos.

El organismo estadístico recordó que las economías de la eurozona registraron crecimientos intertrimestrales nulos durante el primer trimestre. Alemania y Austria crecieron un 0,5% y un 0,2%, respectivamente, la economía francesa se estancó y el resto de las principales economías europeas experimentaron caídas en su PIB, con descensos contenidos en el caso de Holanda, Reino Unido y España y de mayor intensidad en el caso italiano (-0,8%).

El empleo de la economía, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, descendió a un ritmo del 3,8%, tasa medio punto superior a la del cuarto trimestre, lo que supone una reducción neta de casi 655.000 puestos de trabajo en un año.

EL CONSUMO PÚBLICO AHONDA SU CAÍDA.

El retroceso interanual de la economía española durante el primer trimestre fue consecuencia, sobre todo, de la mayor desaceleración del gasto en consumo de las administraciones públicas y de las caída, más pronunciada que en el trimestre precedente, de la inversión.

En concreto, el consumo familiar se contrajo un 0,6% en tasa interanual, frente al -1,1% del cuarto trimestre, mientras que el consumo de las instituciones se estancó, en contraste con el -0,8% del trimestre precedente. El consumo público se redujo un 5,2%, frente al descenso del 3,6% experimentada en el cuarto trimestre del año pasado.