España deja otro mensaje en Montpellier

El conjunto de Orenga ha superado con solvencia sus dos pruebas más serias de una preparación a la que aún le restan dos partidos para terminar de afinar a un equipo que toma forma.

La selección española de baloncesto ha sumado este lunes su sexta victoria (84-85) en la fase de preparación para el Eurobasket de Eslovenia, que comienza el mes de septiembre, tras deshacerse de Francia en Montpellier, después de un partido de poder a poder en el que Marc Gasol (26 puntos) y Sergio Rodríguez acabaron derrocando a una Francia que pudo contar con un pletórico Tony Parker (28 puntos).

 

El base estrella de los galos, que no pudo disputar el partido del pasado viernes en Madrid, sí estuvo en Montpellier. Llegó tarde al duelo pero anotó 25 de sus 28 puntos en la segunda mitad para poner contra las cuerdas a una España que sostuvo Marc Gasol, antes de que Sergio Rodríguez cogiese su testigo y diese una asistencia al propio Gasol para cerrar el partido.

 

La prueba era exigente. La más elevada de toda la preparación. Y se notó de inicio. Vincent Collet no guardó nada y Juan Antonio Orenga cedió con las pruebas. Las cartas sobre la mesa desde bien pronto en un partido con aroma a ronda final de Eurobasket y el recuerdo, aún presente, de la última final del campeonato continental.

 

Nico Batum arrasó el primer cuarto. Redujo a cenizas una brillante puesta en escena de España (3-13, min.4), más afinada que nunca. El alero galo anotó 15 puntos en el primer cuarto y niveló un partido con sello español, donde Marc Gasol ya mostraba por qué no hay otro interior en el continente como él.

 

El pívot de los Grizzlies (único que superó los 30 minutos de juego) fue dueño del partido todo el tiempo hasta que Tony Parker se negó a vivir arrodillado. Olvidó rápidamente una discreta primera mitad para mostrar su esencia en la segunda. Del partido igualado (43-41) a la media parte, a la balanza volcada hacia lado local.

 

Los buenos minutos de Aguilar y Mumbrú en posiciones aún abiertas fueron buenas noticias para Orenga. Pero el problema en el rebote persistió ante un rival muy físico y con las ideas muy claras de a qué jugar. Y en ataque, más aún bajo presión, el sistema se llama Tony Parker.

 

El base galo anotó 25 puntos en la segunda mitad para dejar a España contra las cuerdas (78-71, min.37) a poco del final. Entonces emergió el 'Chacho'. Apagado en el partido, encendido cuando más se le necesitaba. El canario respondió a Parker, estrella NBA, metió a España en el partido asumiendo responsabilidades y leyó de forma inmejorable el último ataque, asistiendo a Marc Gasol a falta de 3 segundos para el final. Parker tuvo el último tiro pero el aro escupió su triple. Y España volvió a enviar otro mensaje.

 

El conjunto de Orenga ha superado con solvencia sus dos pruebas más serias de una preparación a la que aún le restan dos partidos para terminar de afinar a un equipo que toma forma, sustentado bajo el paraguas gigante de Marc Gasol y la magia de sus bases. España suma seis de seis y Francia dos bofetones seguidos, con el Eurobasket ya a la vuelta de la esquina.