EspaĂąa se asoma a la recesiĂłn tras una nueva caĂ­da del PIB del 0,3% en 2011

 

EspaĂąa se asoma nuevamente a la recesiĂłn econĂłmica tras registrar en el cuarto trimestre de 2011 una caĂ­da trimestral del PIB del 0,3%, trayectoria que, segĂşn analistas, instituciones y expertos, continuarĂĄ en los prĂłximos meses.

AsĂ­, se espera que la economĂ­a espaĂąola entre otra vez en recesiĂłn tĂŠcnica (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) en el primer trimestre de 2012. De hecho, el FMI prevĂŠ que EspaĂąa permanezca en recesiĂłn al menos durante este aĂąo y el prĂłximo, con una contracciĂłn del PIB del 1,7% en 2012 y del 0,2% en 2013.

Pese a la caĂ­da intertrimestral registrada en el cuarto trimestre de 2011, el PIB creciĂł un 0,3% en tĂŠrminos interanuales y un 0,7% en el conjunto del aĂąo 2011, tras sendos retrocesos en los dos aĂąos precedentes, segĂşn el avance de datos de la Contabilidad Nacional publicado este lunes por el Instituto Nacional de EstadĂ­stica (INE).

Las cifras adelantadas por el INE coinciden plenamente con las que hizo pĂşblicas el Banco de EspaĂąa hace una semana. El avance del PIB interanual en un 0,3% durante el cuarto trimestre del aĂąo pasado supone el sexto crecimiento consecutivo en tasa interanual que experimenta la economĂ­a espaĂąola, aunque es cinco dĂŠcimas inferior al que se registrĂł en el tercer trimestre.

El INE atribuye este descenso en el ritmo de crecimiento interanual de la economĂ­a a una contribuciĂłn mĂĄs negativa de la demanda nacional, "compensada en parte" por la aportaciĂłn del sector exterior, que creciĂł respecto al trimestre anterior. Los datos desagregados del cuarto trimestre serĂĄn difundidos por el organismo estadĂ­stico el prĂłximo 16 de febrero.

2012, aĂąo en negativo
El retroceso intertrimestral del PIB espaĂąol experimentado en el cuarto trimestre de 2011 puso fin a siete trimestres en signo positivo. Antes de eso, la economĂ­a espaĂąola encadenĂł otros siete trimestres en negativo. Fue en el primer trimestre de 2010 cuando la economĂ­a espaĂąola empezĂł ver la luz al final del tĂşnel.

Sin embargo, tal y como argumentĂł el Banco de EspaĂąa en su Ăşltimo boletĂ­n econĂłmico, la "modesta" recuperaciĂłn que habĂ­a emprendido la economĂ­a espaĂąola en 2010 se fue debilitando en 2011, a medida que la crisis de deuda soberana en la zona euro se fue extendiendo a un nĂşmero mayor de paĂ­ses y se recrudecĂ­an las tensiones en los mercados financieros.

En este contexto, indicaba la autoridad monetaria, el empleo no dio signos de recuperaciĂłn en 2011, apreciĂĄndose incluso una intensificaciĂłn en la senda de destrucciĂłn de empleo tras el verano.

De hecho, la Encuesta de PoblaciĂłn Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2011 no hizo sino confirmar los malos augurios. El paro creciĂł el aĂąo pasado en 577.000 personas, hasta situarse el volumen de desempleados en mĂĄs de 5,27 millones de personas, cifra inĂŠdita para la economĂ­a espaĂąola. La tasa de paro escalĂł asĂ­ hasta el 22,85%, la mĂĄs alta desde el primer trimestre de 1995 (23,49%). El nĂşmero de empleos destruidos en 2011 fue de 600.600 (-3,2%).

Con este perfil, las proyecciones macroeconĂłmicas del Banco de EspaĂąa contemplan una "caĂ­da sustancial" del PIB en 2012 (-1,5%) y una "modesta" recuperaciĂłn en 2013 (0,2%), con tasas positivas desde el primer trimestre del prĂłximo aĂąo, de forma que la economĂ­a se vaya aproximando a su ritmo de crecimiento potencial.

De acuerdo con las previsiones del instituto emisor, en 2012, las caĂ­das de la actividad serĂĄn "relativamente intensas" hasta el final de verano, atenuĂĄndose en el tramo final del ejercicio. En 2013, el incremento del PIB se deberĂĄ sobre todo a los menores requerimientos del ajuste presupuestario y una mejora de todos los componentes del crecimiento.

Sin reformas, el paro escalarĂĄ mĂĄs del 23%
El descenso del PIB previsto por el Banco de EspaĂąa para 2012 tendrĂĄ un "impacto apreciable" en el empleo que, sin incorporar medidas adicionales en el mercado de trabajo, caerĂĄ un 3%. Esta pauta se atenuarĂ­a en 2013, puesto que en la segunda mitad del aĂąo se volverĂ­a a crear empleo en tĂŠrminos netos, aunque seguirĂĄ cayendo en tĂŠrminos medios anuales (-0,7%).

Pese al descenso de la poblaciĂłn activa que se proyecta, estas cifras de empleo darĂ­an lugar a una tasa de paro del 23,4%, nivel a partir del cual descenderĂ­a solo de modo "muy marginal" en 2013, siempre que no se tomen medidas adicionales. "Actuaciones mĂĄs decididas en el ĂĄmbito de las reformas estructurales permitirĂ­an una reducciĂłn mĂĄs rĂĄpida del desempleo", afirmaba el Banco de EspaĂąa en su boletĂ­n.

El banco emisor adelantĂł la presentaciĂłn de sus proyecciones por el reciente cambio de Gobierno y la modificaciĂłn del calendario de presentaciĂłn de los Presupuestos de 2012, aunque ha alertado de que las cifras estĂĄn sometidas a un grado de incertidumbre "muy elevado" por las condiciones excepcionales del ejercicio, los supuestos fiscales adoptados y la compleja situaciĂłn de la zona euro y los mercados financieros.

Las estimaciones del Banco de EspaĂąa son mejores que las que prevĂŠ el FMI. Ahora, EspaĂąa estĂĄ a la espera de las que haga Bruselas, porque serĂĄ las que utilice el Gobierno espaĂąol para elaborar su cuadro macroeconĂłmico de este aĂąo.