EspaĂąa alcanza un 23,7 por ciento de jĂłvenes 'ni-ni'

Entre 2008 y 2010, EspaĂąa presenta el tercer mayor aumento de jĂłvenes sin trabajo y sin estudios (siete puntos)

El El porcentaje de jĂłvenes de entre 15 y 29 aĂąos que ni estudian ni trabajan en EspaĂąa, conocidos como 'ni-nis', alcanza el 23,7 por ciento, casi ocho puntos por encima de la media de la OCDE (15,8%). De esta forma, EspaĂąa se sitĂşa en el puesto quinto de un total de 33 paĂ­ses.

Ésta es una de las principales conclusiones del 'Informe Panorama de la Educación 2012' de la OCDE, con datos de 2010, presentado este martes se forma simultánea en nueve países, y que sitúa a España por delante Grecia y Portugal en este aspecto. Japón, por el contrario, es el país con los nivel más bajo de jóvenes que ni estudian ni trabajan, por debajo del 10 por ciento.

Entre 2008 y 2010, EspaĂąa presenta el tercer mayor aumento de 'ni-nis' (siete puntos), despuĂŠs de Irlanda y Estonia, comparado con los 2,1 puntos de incremento que ha experimentado la media de la OCDE, que se ha mantenido mĂĄs o menos estable en estos dos aĂąos.

La secretaria de Estado de EducaciĂłn, Montserrat Gomendio, ha explicado los resultados, en una rueda de prensa, junto al estadista de la DivisiĂłn de InnovaciĂłn y Medidas de Progreso Educativo de la OCDE, Pedro GarcĂ­a de LeĂłn.

Ambos han destacado la importancia del nivel educativo en relaciĂłn con los niveles de desempleo, ya que en todos los paĂ­ses de la OCDE, las personas con estudios terciarios --universitarios o de FP de grado superior-- presentan mayores posibilidades de estar empleadas que aquĂŠllas que no cuentan con este nivel formativo.

En concreto, en EspaĂąa, la tasa de paro es mayor entre las personas que sĂłlo han alcanzado la ESO o no han llegado a ese nivel (24,7% en 2010) frente a la de universitarios y graduados en FP superior, que es menos de la mitad (10,4% en 2010). AdemĂĄs, en todos los paĂ­ses, incluido EspaĂąa, cuanto mĂĄs se estudia, mayores son los ingresos por trabajo.

GASTO PÚBLICO VS RENDIMIENTO
Otro de los asuntos a destacar del informe es el gasto pĂşblico por alumno en EspaĂąa que alcanza los 10.094 dĂłlares al aĂąo (casi 8.000 euros), un 21 por ciento mĂĄs que la media de la OCDE y de la UE-21. El gasto total --pĂşblico y privado-- en instituciones educativas baja a los 9.800 dĂłlares (unos 7.600 euros) un 6% superior a la media de la OCDE y un 7% superior a la de la UE.

Sin embargo, a pesar de que la financiaciĂłn es superior en EspaĂąa, ĂŠsta no se ha traducido en tĂŠrminos de calidad del sistema educativo, si se tiene en cuenta el Ăşltimo informe PISA 2009, en el que EspaĂąa se sitĂşa en el puesto 26 de la OCDE y el 26 de la UE-21.

Aunque estos datos sobre financiaciĂłn pertenecen a 2010 y los recortes todavĂ­a no se habĂ­an aplicado, la secretaria de Estado de EducaciĂłn, FormaciĂłn Profesional y Universidades se ha mostrado convencida de que, pese a los "ajustes" presupuestarios, posiblemente EspaĂąa mantenga una inversiĂłn pĂşblica superior a la media de la OCDE en la actualidad.

"No tenemos datos todavĂ­a para saber si los ajustes presupuestarios van a modificar la situaciĂłn de inversiĂłn que tenemos en este informe, pero creo que, puesto que estamos un 21 por ciento por encima de la media de la OCDE (en 2010), es difĂ­cil que los ajustes hagan que EspaĂąa deje de estar en un nivel superior de inversiĂłn por alumno", ha explicado Gomendio.

Otro de los asuntos destacados es la ratio alumnos-profesor. La media de la OCDE (23,4 alumnos-profesor) es mĂĄs baja que en EspaĂąa (24,3 alumnos), pero, sin embargo, por grupo es algo mĂĄs elevado porque en EspaĂąa hay mĂĄs desdobles y asignaturas optativas.

AUTONOMÍA DE LOS CENTROS Y EVALUACIONES EXTERNAS
Entre los factores asociados al rendimiento de los alumnos se encuentra la autonomĂ­a de los centros o la capacidad de estos para la toma de decisiones. En cuanto a la gestiĂłn de los recursos, EspaĂąa estĂĄ 15 puntos por debajo de la media de la OCDE, una diferencia que aumenta si se trata de la gestiĂłn de personal (27 puntos menos) o la planificaciĂłn y estructuras (24 puntos menos).

Otro de los factores relacionados con el rendimiento son las pruebas externas y estandarizadas. De los 31 paĂ­ses de la OCDE que disponen de informaciĂłn sobre este aspecto, existe una amplia mayorĂ­a (24) en los que sĂ­ se realizan estas pruebas externas en algunas de las etapas educativas de primaria y Secundaria.

La secretaria de Estado ha indicado que con la implantaciĂłn en EspaĂąa de estas evaluaciones al final de cada etapa, EspaĂąa mejorarĂ­a 16 puntos en PISA, situĂĄndose al nivel de Alemania, Francia o Reino Unido, es decir, pasarĂ­a de los 481 puntos del Ăşltimo informe a los 497, "abandonando asĂ­ los puestos rezagados".

TASAS UNIVERSITARIAS
Otro de los asuntos que ha destacado la 'nĂşmero dos' de EducaciĂłn del documento es que las tasas que han de pagar los estudiantes universitarios en EspaĂąa son bajas, con un promedio de 1.052 dĂłlares anuales (unos 822 euros) en el curso 2009-2010.

Asimismo, ha indicado que los paĂ­ses con tasas de matrĂ­cula elevadas tienen un numero elevado de estudiantes que acceden a las universidad. En este sentido ha puesto como ejemplo a Inglaterra, que ha triplicado las tasas este curso, pero sin impacto en el nĂşmero de alumnos matriculados.

Preguntada por si ha podido influir un buen sistema de becas en el mantenimiento de alumnos en Inglaterra, la secretaria de Estado ha seĂąalado que se debe principalmente a nuevos sistemas de financiaciĂłn, es decir, crĂŠditos a los que acceden los estudiantes que luego tienen que devolver cuando consiguen un empleo con un determinado nivel salarial. "Es una de las asignaturas pendientes que tenemos que desarrollar en EspaĂąa", ha subrayado.

"HAN FALLADO LAS REGLAS DEL JUEGO"
En resumen, para la secretaria de Estado "lo que ha fallado" en el sistema educativo espaĂąol, donde la financiaciĂłn es superior a la media de la OCDE, son "las reglas del juego", pues, a su juicio, "los resultados son muy pobres". "Lo que ha fallado es un sistema educativo que ha entendido que la equidad y la igualdad de oportunidades signifique que los estudiantes tengan que seguir una misma trayectoria hasta los 16 aĂąos", ha aseverado.

Por ello, ha subrayado la necesidad de que la educaciĂłn tenga una mayor "capacidad y flexibilidad para descubrir cuĂĄl es el tipo de talento que tiene cada estudiante", uno de los "objetivos" de la reforma educativa que prepara su departamento. En este sentido, ha abogado por una mayor diversidad de trayectorias que se adapten a la diversidad del alumnado y, en concreto, una vĂ­a "mĂĄs atractiva" hacia la FormaciĂłn Profesional, ademĂĄs de un sistema de incentivos con los objetivos de cada etapa para alumnos y profesores.