¿Es o no es obligatorio comprar los libros de texto adaptados a la LOMCE?

Libros de texto.

La ley se implanta en 2º y 4º de ESO y 2º de Bachillerato y la Asociaciones de Padres recuerdan que los libros actuales siguen valiendo. La Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza dice lo contrario. 

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) y la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) han recordado que no es obligatorio comprar los nuevos libros de texto adaptados a la LOMCE. En este nuevo curso 2016-2017, la ley se implanta en 2º y 4º de ESO y 2º de Bachillerato.

 

"Los libros de texto actuales siguen valiendo, la LOMCE no obliga a su cambio, y por tanto nada dice que las familias tengamos que pagar nuevos libros y tirar los existentes a la basura", ha asegurado el presidente de CEAPA, José Luis Pazos, que defiende que los libros de texto que ya tenían los alumnos en el curso anterior "se deben aprovechar" porque "los contenidos no han cambiado".

 

En cambio, la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE) afirma lo contrario. "La ley establece que hay unos contenidos diferentes, incluso que hay asignaturas diferentes que dar a los alumnos", señalan fuentes de esta asociación.

 

Recuerdan que ya ha habido aplicación en otros cursos como en Primaria y que el año pasado también entró en vigor en 1º y 3º de la ESO y 1º de Bachillerato. "Nuestra función es la de elaborar los libros para adaptarlos a la nueva normativa, luego, la decisión de adoptar los libros es de los profesores y los centros", recalca ANELE.

 

El presidente de CEAPA, mayoritaria en la enseñanza pública, también ha recordado que desde las asociaciones se promueven iniciativas como "mercadillos e intercambios" de libros de texto, pero el problema, según comenta, es que los centros imponen un listado de libros nuevos. "Se entra en una pelea entre la necesaria reutilización de lo que ya existe y una imposición por parte de quien da el listado", añade.

 

Por su parte, el presidente de CONCAPA, Pedro Caballero, ha explicado que, en las negociaciones que mantienen con los gobiernos autonómicos sobre la decisión de seguir utilizando los antiguos libros de texto o implantar los nuevos adaptados a la LOMCE, confía en que "todas" las comunidades apuesten por "seguir utilizando el material que hasta el año pasado estaba vigente y aprobado".

 

INCERTIDUMBRE

 

Caballero ha lamentado la "incertidumbre" a la que se tienen que enfrentar las familias, ya que, según indica, "todavía no saben qué libros van a utilizar sus hijos" el curso que viene. Igualmente, el presidente de CONCAPA ha señalado que a principios de septiembre retomarán el tema con las administraciones para zanjar el asunto.

 

Por este motivo, el dirigente de esta organización de padres de la concertada reclama un pacto educativo para que "estos jaleos e incertidumbres no estén a la orden del día". Considera que "los primeros que sufren son los alumnos y las familias".

 

En este sentido, el presidente de CEAPA ha anunciado que la asociación volverá a distribuir los documentos necesarios para que las familias soliciten a las administraciones la devolución de los gastos derivados de la compra de los nuevos libros.

 

GASTO ESCOLAR Y AYUDAS

 

En cuanto a las ayudas estatales para la compra de libros de texto y material escolar para el curso 2016-2017, el Ministerio de Educación ha repartido entre las comunidades autónomas 25 millones de euros. Se trata del segundo curso consecutivo en el que se ponen en marcha estos fondos, después de que el exministro Wert los suprimera. No obstante, siguen lejos de los cien millones del curso 2011-2012.

 

Aunque las administraciones educativas también pueden establecer un sistema de ayudas adicional a la partida del Gobierno, las asociaciones de padres considera que son "insuficientes". "Cada vez quedan menos", ha apuntado Pazos, de CEAPA, que asegura que "hay muchas comunidades donde la ayuda ya no es que sea pequeña, sino que no existe directamente".

 

Por su parte, Caballero, de CONCAPA, quita importancia a la aportación económica e incide en una optimización del reparto de las ayudas: "la calidad educativa no quiere decir que cuanto más invirtamos, más calidad vamos a tener". "Lo que si es interesante es que ese dinero se optimice al máximo y que los recursos se repartan", señala Caballero, que afirma que hay comunidades que lo necesitan "mucho más y otras que mucho menos".

 

LOS PROFESORES PUEDEN ELABORAR CONTENIDOS PROPIOS

 

Por otro lado, ANELE ha confirmado que este año no se ha "tenido constancia" de nuevos recursos interpuestos contra el Ministerio de Educación y varias comunidades autónomas por la creación de plataformas de contenidos educativos "plagiados" de los de las editoriales para que compartan los profesores. El año pasado, ANELE denunció hasta en 14 ocasiones a las administraciones por plagio.

 

"Los profesores pueden elaborar sus propios contenidos" para adaptarlos a la LOMCE, han defendido desde la asociación que, por el contrario, asegura que "otra cosa es que los copien de libros de editoriales", ya que, en ese caso, se procedería a denunciar porque se estarían incumpliendo la Ley de Propiedad Intelectual.