Ernesto Alterio: "Argentina está en crisis permanente y allí siempre se ha hecho cine"

Ernesto Alterio en 'Infancia clandestina'
Protagoniza el filme 'Infancia Clandestina', seleccionado para representar a Argentina en los Oscar y en los premios Goya


MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Ernesto Alterio protagoniza 'Infancia clandestina', un filme en el que el actor recupera el acento de la tierra en la que nació, Argentina, y de la que tuvo que huir cuando apenas era un niño. La película ha sido seleccionada para representar a Argentina en los Oscar y en los premios Goya.

Su director, Benjamín Ávila, vuelca en esta narración su experiencia personal y la de su familia, aunque el resultado es un relato de ficción con capacidad para llegar a cualquier vástago de una época marcada por la represión y por la búsqueda de identidad de la dictadura argentina. El reparto se completa con Teo Gutiérrez, Natalia Oreiro y César Troncoso.

Juan, un niño de 12 años, vuelve junto a su familia al país del que tuvieron que marcharse y que continúa bajo el régimen militar. A partir de ese momento, su nombre será Ernesto, su fecha de cumpleaños cambia y su prioridad será mantener en secreto su verdadero origen y el de su familia. En escena aparece su tío Beto, interpretado por Alterio, quien le ayudará a vivir en ese clima cerrado de lucha e ideas y disfrutar, al mismo tiempo, de las fiestas, las acampadas y la familia.

Precisamente, la búsqueda de la identidad es uno de los aspectos más difíciles en los que el director pone mayor atención y donde reside el contraste de esta historia, protagonizada por un niño que se encuentra en un momento importante para la construcción personal. "La época en la que se desarrolla es muy oscura, pero la película es muy luminosa y vital", ha dicho Alterio.

Lejos de ser una película más sobre la dictadura, una sensación que describe como similar a lo que ocurre en España con las cintas sobre la Guerra Civil, 'Infancia clandestina' se ha transformado en "un objeto de culto en Argentina", en palabras del actor. "Rompe el discurso porque abre nuevas vías de diálogo, hace repensar la historia de cada uno", indica.

"MOMENTO COMPLICADO"

Preguntado por la situación actual, Ernesto Alterio tiene claro que para propiciar el cambio, una clave es "salir de ese eje". "Tendemos a centralizar y tamizar todo por el discurso de la crisis", lamenta.

En este sentido, pone como ejemplo Argentina, un país que ha estado "en crisis permanente" y que "siempre ha hecho cine y siempre ha encontrado la manera de financiarlo". En este punto, entra en juego algo necesario para el ser humano: "La experiencia compartida".

A pesar de ello, destaca que vivimos un "momento complicado" y lamenta que "no se está yendo en la dirección correcta". "Desde el momento en el que desaparece el Ministerio de Cultura y se compara con el deporte ya ves la importancia que se le da a cada ámbito", critica.

No se siente muy cómodo al hablar de su padre, Héctor Alterio, y admite que "debería cambiar el discurso", quizás por la numerosas veces que tiene que responder a la misma pregunta. Sin embargo, recuerda animado el aprendizaje que supuso desde pequeño tener un actor en su casa. "Cuando mi padre salía por la televisión yo cogía el guion y lo leía a la vez", indica.

Además, añade que en sus respectivas carreras cinematográficas y en su vida cotidiana, ambos actores nunca han hablado demasiado de sus proyectos. "Nunca ha sido un padre invasivo, siempre ha posibilitado que crezcamos y seamos autónomos", señala.