Equo denuncia la sobreexplotación de aguas subterráneas en el Valle Amblés

Han presentado alegaciones a la solicitud del aprovechamiento de aguas subterráneas en el término municipal de Muñana donde la empresa Viveros El Pinar pretende extraer 140.000 metros cúbicos al año de un sondeo de 260 metros de profundidad.

Equo Ávila ha mostrado su preocupación por la sobreexplotación que están sufriendo los acuíferos en nuestra provincia y, en esta línea, han presentado alegaciones a la solicitud del aprovechamiento de aguas subterráneas en el término municipal de Muñana, publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Ávila el pasado 19 de agosto, donde la empresa Viveros El Pinar pretende extraer 140.000 metros cúbicos al año de un sondeo de 260 metros de profundidad.

 

Este partido señala que, debido al cambio climático, se prevé que los recursos hídricos seguirán reduciéndose considerablemente durante las próximas décadas. "Sin embargo, en lugar de adaptarnos a esta situación, permitimos que se consuma cada vez más agua al convertir terrenos tradicionalmente de secano en cultivos de regadío", asegurando que esto "constituye una combinación sumamente peligrosa, que se puede traducir en dinero para unos pocos hoy y hambre y enfermedades para la mayoría de la gente mañana. A este ritmo, convertiremos al Valle de Amblés en un desierto envenenado en pocos años".

 

Insisten en que esta sobreexplotación hace peligrar el abastecimiento a las poblaciones, poniendo de relieve que "por ejemplo, la profundidad del sondeo en cuestión es más del doble de sondeo que abastece de agua a los 500 habitantes de Muñana".

 

Para esta formación el problema de la contaminación del agua se agudiza y señalan que ya hay varias poblaciones en Ávila donde no se puede beber el agua que sale del grifo debido a sus altos niveles de arsénico y nitratos. Además, valoran que el agua del sondeo en Muñana -y en gran parte del Valle de Amblés- es para regadío de unos cultivos muy contaminantes, "en los que se utilizan dos sustancias (1,3-diclopropeno y cloropicrina) prohibidas por la Unión Europea debido a su peligrosidad, pero aquí no se hace ningún análisis para saber si esto está pasando".

 

Por otro lado indican que al bajar el nivel del agua también aumentan los costes, en dinero y energía, para sacarla, lo que afecta negativamente a la rentabilidad de las explotaciones agrícolas actuales. Este problema, sostienen, no se limita sólo al Valle de Amblés, y "el año pasado la Agencia Europea del Medio Ambiente publicó un informe donde expresaba su preocupación por el 'estrés hídrico' que había en cinco estados miembros al extraer más del 20% de sus recursos hídricos disponibles".

 

Desde Equo Ávila exigen que se cumplan los objetivos marcados por la normativa europea, nacional y autonómica respecto al agua en el sentido de recuperar y mantener el buen estado de los ecosistemas acuáticos y el uso sostenible de este recurso limitado, y que la Confederación Hidrográfica del Duero no conceda la extracción solicitada por Viveros El Pinar.

Noticias relacionadas