Entre el 88% y el 90% de los pacientes que ingresan en una Unidad de Cuidados Intensivos sobrevive y recibe el alta

Imagen interior del autobús de la campaña de Semicyuc 'UCI es vida'
Entre el 88 por ciento y el 90 por ciento de los pacientes que ingresan en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) sobrevive a la complicación de salud que sufre y acaba recibiendo el alta médica, según ha asegurado a Europa Press, el vicesecretario de la Sociedad Española de Medicina Intensiva (Semicyuc), el doctor Frutos del Nogal.



MADRID, 08 (EUROPA PRESS)



Así lo ha explicado el galeno este lunes en Madrid durante la presentación de la 'III Campaña UCI es Vida', por la cual un autobús transformado en UCI muestra el trabajo de los profesionales de la especialidad de Medicina Intensiva. De esta forma lo comprobarán también los ciudadanos de las demás ciudades que forman parte de la ruta de esta sociedad científica, entre las que se encuentran Valladolid, Logroño, Vitoria, Zaragoza, Gerona, Castellón, Murcia, Málaga y Burdeos (Francia).

El objetivo de esta iniciativa patrocinada por CareFusion es "explicar en que consiste la UCI y desmitificar el pensamiento básico de que cuando se lleva a una persona a la UCI es que se va a morir", señala Del Nogal. A su juicio, ocurre "todo lo contrario", ya que sólo fallece en esta unidad entre un 10 por ciento y un 12 por ciento de los pacientes, mientras que el resto "sale adelante y se devuelve a una unidad en la que ya no hay gravedad".

Por ello, apuesta por "eliminar ese catastrofismo y esa sensación de que UCI es igual a muerte". Para él, no tendría sentido que trabajaran en este área "tal cantidad de personas con tanta tecnología" si las personas fueran a morirse.

Además, se pretende mostrar la labor de los profesionales, por lo que se ha equipado este autobús con un muñeco y un nivel básico de aparatos que controlan las constantes vitales. "Damos seguridad al paciente de que todo está controlado con datos, curvas, alarmas, números y dígitos", explica al tiempo de que asegura que se ponen sensores "en una vena, una arteria, en el corazón o en cualquier sitio".

LA RCP Y EL CONTROL DE LAS INFECCIONES SALVAN VIDAS

Por otra parte, se ofrece información acerca de la importancia de la reanimación cardiopulmonar (RCP), de la cual se lleva instruyendo a la población "desde el año 1983", afirma Del Nogal, que considera que hay que informar no sólo a los profesionales, "sino también a los que no lo son". "Saber hacer la RCP da vida a las personas que no tienen que morirse en ese momento", explica.

Otro aspecto de interés es el del control de la sepsis y otras infecciones, las cuales "matan muchísimo", indica. Actualmente, "entre 20 y 30 millones de personas en todo el mundo tiene sepsis por un germen en la sangre", el cual tiene una mortalidad "muy elevada", lamenta.

Para mentalizar acerca de su gravedad y sobre el tratamiento de urgencia, señala que se han ofrecido programas detección rápida, aunque señala que los más importante es la prevención a través de "la limpieza y la esterilización". Con ello, se ha conseguido "bajar de entre un 15 por ciento y un 16 por ciento a un 10 por ciento las infecciones en UCI", algo que significa "ahorro de vidas y dinero", informa.

Por último, Del Nogal expone la relevancia de la donación de órganos a la hora de salvar vidas, "un acto generoso e importante". Para ello, destaca la figura del coordinador de trasplantes de cada hospital, figura que es representada "en un 80 por ciento por intensivistas".

En este sentido, el coordinador regional de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Carlos Chamorro, sostiene que este profesional "juegan un papel fundamental en la identificación de donantes y en el momento de hablar con las familias". Éste es "la base del modelo español, espejo que todo el mundo está copiando", concluye.