Encuentran una perla de 2.000 años de antigüedad y valor incalculable en la excavación de un yacimiento arqueológico

Perla hallada

Excavaciones arqueológicas en la costa norte de Kimberley, en Australia Occidental, han revelado una perla natural marina de 2.000 años de antigüedad.

El abrigo de Brremangurey, en el Golfo Almirantazgo, contiene más de 12.000 años de historia indígena, incluyendo concheros y un extenso arte rupestre. El sitio fue excavado como parte de un proyecto liderado por la Universidad de Wollongong, junto con la Universidad de Nueva Inglaterra y la corporación aborigen Wunambal-Gaambera Aboriginal. El hallazgo ha sido anunciado en un artículo que que aparece en Australian Archaeology.

 

La autora principal del estudio, la profesora Kat Szabó, dijo que era difícil poner un valor monetario a un elemento de patrimonio como esta perla, describiendo simplemente el hallazgo como "insustituible".

 

"Las perlas no se habían recuperado antes de sitios antiguos en Australia. Como el hallazgo es único, el análisis no pudo dañar o tomar muestras de cualquier porción de la perla, por lo que los investigadores desarrollaron una gama de análisis no destructivos para recopilar más información ", dijo.

 

Las perlas naturales redondas son extremadamente raras en la naturaleza. La forma de la perla Brremangurey, y el hecho de que se encontró cerca del corazón de la industria de la perla cultivada de Australia, planteó inicialmente dudas sobre sus 2.000 años de antigüedad.

 

DATACIÓN POR RADIOCARBONO

 

La edad fue establecida a través del análisis de radiocarbono del material conchero circundante. Para investigar si era una perla cultivada moderna extravíada, se utilizó micro-tomografía computarizada.

 

El coautor del hallazgo, el estudiante Brent Koppel, dijo que esto permitió al equipo para ver en detalle todas las estructuras internas de la perla. "Este análisis confirmó que se trataba de una perla natural que había crecido dentro de una pequeña ostra más de una década antes de que el animal fuese recogido para servir de alimento", dijo.

 

Aunque no existen registros que sugieran que las perlas son de importancia cultural para los pueblos indígenas de la región de Kimberley, las conchas de ostras de perlas que los producen son muy importantes. Las conchas fueron la base de un comercio registrado históricamente que se extendía desde la región de Kimberley hacia el Desierto Central.

 

Es probable que la perla en Brremangurey sea un subproducto de una colección de conchas de perlas. Las grandes cantidades de conchas de perlas dentro de ciertas capas del conchero en Brremangurey sugieren que el valor cultural de las conchas se extiende muy atrás en la prehistoria.