Encuentran el Beagle-2, una nave desaparecida en Marte en 2003

Beagle-2

El aterrizador Beagle-2, perdido en Marte en 2003 tras partir de la nave Mars Express de la ESA para un aterrizaje controlado, ha sido finalmente encontrado por una nave de la NASA.

Beagle-2, fabricado por el Reino Unido, fue liberado de su nave matriz el 19 de diciembre de 2003 y debía aterrizar seis días después. Pero nada más se supo de el módulo de aterrizaje después de su toma de contacto programada, y las búsquedas por Mars Express y la misión Mars Odyssey de la NASA fueron infructuosas.

 

Ahora, más de una década después, el módulo de aterrizaje se ha identificado en las imágenes tomadas por la cámara de alta resolución del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. El módulo de aterrizaje se ve parcialmente desplegado en la superficie, lo que demuestra que la secuencia de entrada, descenso y aterrizaje funcionó y, efectivamente, aterrizó con éxito en Marte el día de Navidad de 2003.

 

"Estamos muy contentos de saber que Beagle-2 aterrizó en Marte. La dedicación de los diferentes equipos en el estudio de imágenes de alta resolución con el fin de encontrar el módulo de aterrizaje es inspirador ", dice Álvaro Giménez, Director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA.

 

"No saber qué pasó con Beagle-2 nos tenía desconcertados. Entender ahora que realizó todo el camino hasta la superficie es una excelente noticia ", añade Rudolf Schmidt, director del proyecto Mars Express de la ESA en aquel momento.

 

El pequeño tamaño del Beagle-2 - menos de 2 metros de ancho estando plenamente operativo - significaba que su localización era una tarea laboriosa, justo en el límite de la resolución de las cámaras en órbita alrededor de Marte.

 

Después de la identificación de potenciales contrapartes de Beagle-2 en el aterrizaje previsto de Isidis Planitia, una gran cuenca de impacto cerca del ecuador marciano, se obtuvieron nuevas imágenes que fueron analizadas por el equipo de Beagle-2 y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

 

Las imágenes muestran el módulo de aterrizaje en lo que parece ser una configuración parcialmente desplegada, con sólo uno, dos o como máximo tres de los cuatro paneles solares abiertos, y con el paracaídas principal y lo que se piensa que es la cubierta posterior con su paracaídas todavía unido cerca.

 

El tamaño, forma, color y separación de las características son consistentes con Beagle-2 y sus componentes de aterrizaje, y se encuentran dentro de la zona de aterrizaje prevista a una distancia de alrededor de 5 kilómetros de su centro. También se han identificado restos que parecen bolsas de aire que amortiguaron el aterrizaje, y posiblemente el escudo térmico delantero. Se necesitará más de imagen para confirmar los últimos objetivos.

 

NO HUBO COMUNICACIÓN PORQUE FALLÓ EL DESPLIEGUE DE PANELES 

 

El despliegue parcial explica por qué nunca se recibieron señales del módulo de aterrizaje: se necesitaba un despliegue completo de todos los paneles solares para exponer la antena de radio para transmitir datos y recibir comandos desde la Tierra. Desafortunadamente, dado el despliegue parcial y que la antena no quedó descubierta, no hay posibilidad de revivir datos Beagle-2 y recuperar la nave.