Encuentran 40 cadáveres de crías de tigre en un templo turístico

Tigre (Foto: E. P.)

Las autoridades de Tailandia han detenido a tres personas, entre ellas un monje, tras localizar pieles de animales y amuletos escondidos en el conocido como 'Templo del Tigre', tras numerosas sospechas de tráfico de especies y abuso animal.

Las autoridades de Tailandia han detenido este jueves a tres personas, entre ellas un monje, tras localizar pieles de animales y amuletos escondidos en el conocido como 'Templo del Tigre', tras numerosas sospechas de tráfico de especies y abuso animal y la presión internacional que exigía investigar el lugar.

 

Según las informaciones facilitadas por el diario local 'The Nation', las operaciones de búsqueda se han saldado con la localización de más de un millar de amuletos creados con restos de animales, así como pieles de tigres.

 

Ciertas partes del tigre son utilizadas en la medicina tradicional china, lo que las convierte en un bien muy preciado y tentador para los traficantes de especies.

 

"Sospechamos que los monjes podrían haber estado sacando las pieles bajo el pretexto de hacer sus rondas espirituales", ha dicho el subdirector general del Departamento de Parques Nacionales, Vida Salvaje y Conservación Vegetal, Adisorn Noochdumrong.

 

Los descubrimientos han tenido lugar un día después de que las autoridades encontraran 40 cadáveres de cachorros de tigre en unas cámaras frigoríficas en el conocido templo.

 

El templo budista de Wat Pha Luang Ta Bua, localizado en la provincia de Kanchanaburi, al oeste de Bangkok, se había convertido en toda una atracción turística, en la que millares de visitantes se podían sacar fotos con tigres vivos.

 

Sin embargo, el templo estaba siendo investigado por su supuesta relación con el tráfico de especies y el abuso animal. La redada que tuvo comienzo el lunes ha sido la última medida del Gobierno tailandés en su esfuerzo por intentar asegurar el control del Estado sobre la especie, que se encuentra en peligro de extinción.

 

Tailandia lleva siendo durante siglos el foco de atención de las mafias que trafican con especies animales, muchas de las cuales se encuentran en grave peligro de extinción. Pájaros exóticos, mamíferos y reptiles pueden comprarse con facilidad en algunos de los mercados callejeros del país.

 

El comercio de productos como las pieles, el marfil y ciertas partes de estos animales para su uso en la medicina tradicional asiática son algunos de los motivos detrás del tráfico ilegal de especies.